REVISTA PESCA

La Revista Pesca es un medio de información alternativo que presenta artículos, opiniones y noticias referidas a la pesca en el Perú y el mundo, con énfasis en la política pesquera, la conservación del ambiente y la seguridad alimentaria.
En 2019 cumplimos 59 años de publicación contínua en el Perú.

Las ediciones a partir del 2010 se publican en formato digital (PDF) en la siguiente página web: http://www.issuu.com/revistapesca/docs

Correo electrónico: revistapesca@outlook.com

domingo, 28 de junio de 2020

EDITORIAL REVISTA PESCA JULIO 2020


Con demasiada frecuencia las administraciones de Pesca son retiradas de la función y nuevas autoridades asumen los cargos que dejan.  Veinte ministros, quince vice ministros en 18 años y un sector pesquero con prácticamente los mismos problemas, que quedan sin ser resueltos.

Muy pocos titulares del pliego de Producción pasarán a la historia como responsables de algún hecho o norma realmente trascendente como para que sean dignos de ser recordados, para bien o para mal. La mayor parte, en corto tiempo, habrán sido olvidados como cualquier personaje que atraviesa por un período de la historia sin haber dejado huella significativa, o lo que es peor, ninguna huella, ningún recuerdo. Se van sin pena ni gloria, dejando a la pesca igual como la encontraron, condenados al olvido de la gente a la que pudieron servir y no lo hicieron.

Este es el resultado de la existencia del Ministerio de la Producción. No podría asegurarse, sin embargo,  que si hubiese existido un Ministerio de Pesquería en manos de los mismos personajes el resultado hubiese sido distinto.

No es el tipo de Ministerio el que decide el rumbo que llevará, sino el titular del pliego.

Para mal de la pesquería peruana, son pocos aquellos que se comprometieron con el sector y aportaron algo a su desarrollo y progreso. La pesquería necesita de funcionarios con alma y con compromiso.

Nos hemos democratizado, lo que implica que en nombre de esa democracia debemos soportar, muchas veces,  funcionarios  sin competencias ni experiencia para administrar un sector tan particular como el pesquero.

¿Qué le espera al sector con el nuevo gobierno en 2021, en un escenario tan especial como el que se vive en esta época de pandemia?

A un año de que un nuevo gobierno asuma la conducción del país, este suplemento condensa las tres ediciones de la Revista Pesca referidas a gobernanza, formalización y política pesquera en tiempos electorales. Presenta también una imagen del bicentenario de la independencia.

Los invito cordialmente a leer este suplemento de la Revista Pesca.



domingo, 21 de junio de 2020

EL CRECIMIENTO ECONOMICO EN EL BICENTENARIO


El crecimiento económico no es ya más que un discurso para conservar el poder  una vez que ha sido ganado en elecciones democráticas. Permite, también, justificar a los ojos de los necios el robo, la corrupción y las obras faraónicas sobredimensionadas realizadas con sobornos. Mañana todos los ladrones serán políticos.

Los millones de ciudadanos que viven de la informalidad y los que viven en poblaciones rurales ¿creen, leen y/o entienden los discursos y mensajes de los académicos asentados en Lima alabando al modelo político y económico?

La clase media ha desaparecido por causa de su cobardía. Como la nobleza de los últimos tiempos de la Monarquía, no merecía ya más sus privilegios. Su sumisión al poder político inepto y corrupto, sin la imaginación suficiente para desterrarlo, la liquidó.

El modelo se ha degradado hasta el punto de que no queda ya de él más que una máquina que solo produce y acapara, no comparte ni reparte. Para dar salida a su producción obliga a los hombres a absorberla a través de un mercadeo a veces invasivo y ofensivo usando la tecnología moderna.

El libre mercado y el crecimiento del PBI no hacen sino conducir a más de lo mismo: bonanza para quien más tiene y el mismo status de miseria y aparente bienestar para las grandes mayorías. Aparente porque como ha demostrado la pandemia, nada era real. El modelo era una ilusión que desapareció ante el primer gran impacto de un desastre.

El país ha contraído un cáncer: esa proliferación desordenada de políticos y sus partidos con todos sus parásitos. Células inútiles como la burocracia inexperta e incompetente.

Son los mismos señores feudales de antes, la nobleza de los viejos tiempos. Son los únicos favorecidos por el aumento del PBI, las exportaciones, la democracia y el crecimiento económico. Controlan el dinero, tienen el poder, manejan los medios de comunicación. 

Crecen cada vez más, se enriquecen mucho más.

Las mayorías no prosperan, como ha demostrado la pandemia: servicios de salud y educativos inoperantes, servicios sociales y de previsión inútiles e ineficaz reacción ante una crisis.

No hay mucho que nos diferencie de la sociedad feudal de la Edad Media, salvo la tecnología, el manejo de los medios de comunicación, las redes sociales y las mejores posibilidades técnicas de mentir y ocultar la verdad.

El hecho es que el modelo político y económico es bueno para los menos pero no beneficia a los más. Nos condena a soportar políticos y funcionarios que nos mienten y nos roban con total impunidad o, en el mejor caso, sancionados por una justicia tan lenta que en la práctica deja de existir. No hay mecanismos  que permitan a la ciudadanía despedir a sus políticos o funcionarios. ¿Es un designio divino, o el resultado de la indiferencia de todos nosotros?

Se ha inventado un pecado nuevo, el cual consiste en criticar la Constitución, una Carta Magna que consagra el derechos de los ricos a seguir siendo ricos y condena a los pobres y los ciudadanos comunes a seguir siendo el combustible del sistema, los animales de tiro que jalan la carreta del modelo político y económico a cambio de una cuantas y siempre insuficientes monedas.

Con la desesperación de sus víctimas, han abonado su sed de triunfo, sus apetencias de poder y su ambición, un puñado de hombres. Siempre ha sido así, desde el origen mismo de la República y así será por siempre si es que la gente no reacciona. Esta degradación voluntaria al nivel de manada gregaria, al grito de “democracia” de los políticos, continuará destruyendo a las mayorías si es que no se impulsa un cambio en nuestra sociedad.

En este contexto estamos obligados a elegir nuevas autoridades. Debemos hacerlo en forma diferente revisando bien a los candidatos, con la esperanza de que esta vez sea diferente; pero preparados para hacer algo si todo resulta ser igual.

Ello implica tomar conciencia de los problemas económicos y de gobierno y abandonar un modelo que defiende e impone la supremacía de la economía y de la democracia por encima del ciudadano y sus derechos elementales.

Siendo que el político es una especie inextinguible y renovable, es necesario que la sociedad diseñe un nuevo modelo que limite su poder y lo controle con el objeto de que se convierta en un elemento al servicio de la gente y no en su depredador. Al mismo tiempo la Nación tiene que reformar su estructura diseñando un nuevo modelo que sea inclusivo, que integre a las poblaciones originarias a la vida en común con los mismos derechos y atenciones, cosa que hoy no ocurre. El marginamiento de un importante sector de la población  tiene que terminar para que podamos festejar cada aniversario de la independencia con legitimidad y honradez cívica, moral e intelectual.

Si algo debemos haber aprendido en doscientos años y que gracias a la pandemia hemos confrontado, es que la libertad declarada por San Martín es inútil e insuficiente si no existen mecanismos de integración cultural, inclusión social y económica e igualdad. Festejar la independencia no puede consistir tan solo en la asistencia al circo preparado por un Poder Ejecutivo que solamente ha reemplazado al Virrey de la Colonia. Festejar la independencia debe ser el reconocimiento de que todos tenemos igualdad de oportunidades y de acceso a la educación, a la salud, al trabajo y al control político.

Las ceremonias y desfiles anacrónicos deben ceder su espacio a un nuevo tipo de festejos del siglo XXI en los cuales podamos decir que todos somos libres con igualdad, inclusión y honestidad.

jueves, 18 de junio de 2020

¿Qué celebrar en el bicentenario de la independencia del Peru?


Dentro de un año el Perú cumplirá doscientos años de vida republicana y tendrá un nuevo gobierno. Depende de nosotros optar por más de lo mismo, o por el cambio.

Ilustrados académicos y destacados profesionales en las materias escriben, nos dicen cómo pensar y nos convencen de que estamos en la edad dorada, que el crecimiento del PBI remediará los males de toda la sociedad; que la exportación de nuestros recursos alimenticios es lo que más conviene al país, aunque nuestra población sufra de hambre y anemia; que respetar las reglas de la democracia es el primer mandamiento.

Crecimiento económico y democracia, son los nuevos dioses, y la Constitución que los sustenta el nuevo Decálogo, en nombre de los cuales debemos soportar durante cinco años que se nos siga gobernando con corrupción, robándonos, mintiéndonos, explotándonos y usándonos para que unos pocos lucren y vivan bien.

Federico Nietzsche, en su obra Así hablaba Zaratustra, escribió: “¡Cómo es posible! ¡Este viejo santo aún no ha oído nada en su bosque de que Dios ha muerto!”.

Pero los dioses nunca mueren, se reinventan y aparecen otros, a los cuales se nos ha enseñado a adorar: el PBI, la democracia, el crecimiento económico, la exportación…

Parte importante de la población sigue con una calidad de vida deplorable y lamentable. 

Poco o nada ha cambiado en el Perú.

Doscientos años de República Democrática no han mejorado la situación de las poblaciones originarias que viven en comunidades nativas o en poblaciones rurales dispersas sin formar parte del sistema económico. Al igual que la mayor parte de la población urbana que se desarrolla en una economía  informal de subsistencia y carente de educación gracias al Decálogo no inclusivo de los nuevos dioses.

A inicios del siglo XXI, se idealizaba que el estado peruano tenía la capacidad de hacer un uso eficiente y equitativo de los recursos económicos, sin embargo, estos recursos terminaban centralizados, y no llegaban a la población objetivo porque eran insuficientes para el sector rural y se caía en el clientelismo. A pesar de que en el 2003, el enfoque de la descentralización hizo posible que se articulara y transfirieran las competencias de los programas sociales a los gobiernos regionales y locales, esto no se reflejó en resultados concretos en los próximos años. Esto se evidenció en el 2012, cuando las cifras arrojaban que la pobreza urbana era de 18% mientras que la rural llegaba hasta el 56%, concluyendo que la desigualdad urbano-rural se estaba agravando en los últimos años.


El Perú cuenta con 47 lenguas indígenas habladas por cerca de 4 millones y medio de peruanos y peruanas; 54 Pueblos Indígenas reconocidos oficialmente en la Base de Datos de los Pueblos Indígenas del Ministerio de Cultura; 3 % de Población afroperuana concentrada en la costa del Perú, desde la región de Tumbes hasta la de Tacna; 170 expresiones y manifestaciones culturales vigentes de diversos pueblos declaradas como Patrimonio Inmaterial de la Nación.

La población empadronada en los centros poblados rurales es de 6 millones 69 mil 991 personas que representa el 20,7% de la población censada del país en 2017. ¿Qué puede celebrar esta población en el bicentenario? ¿Qué pueden opinar del modelo de los nuevos dioses? ¿Qué tan diferente es su vida desde que San Martín proclamó la independencia?

El siguiente comentario de Francisco Cohello, es abrumador y confirma lo dicho líneas arriba:

Según el Banco Mundial, nos espera un decrecimiento del 12%, que constituye “el segundo más profundo de 
América Latina y el Caribe solo detrás de Belice”. ¿Es todo culpa del odiado COVID-19? Es evidente que algo no cuadra entre las condiciones previas y la solidez macroeconómica que exhibía el Perú, comparados con otras economías de la región, y su estrepitoso desplome.
Es elocuente también que las cifras calamitosas del 2020 no se condicen con los miles de millones extraídos del tesoro público, el ahorro venerado por tantos años, las preciadas joyas de la abuela hipotecadas a un plan que ¿hace agua? Cómo es posible -preguntamos al MEF- que Argentina, que acaba de caer en default, prevea una caída (7,3%) menos grave que la del Perú. ¿O que las expectativas de Guatemala (-3%), El Salvador (-5.4%) o Haití (-3.5%) tengan más oxígeno -permítanme el sarcasmo- que la que hasta hace poco era considerada una economía modelo de la región? ¿Por qué -seguimos preguntando- Brasil (8%), México (-7.5), Colombia (-4.9%) y Chile (-4.3%) nos superan con alevosía y ventaja? ¿En qué momento se jodió, más que otros, el Perú?


viernes, 29 de mayo de 2020

La pesca en el Perú en tiempo de elecciones

Cada cinco años los peruanos asistimos a la posibilidad de renovar Presidente de la República y Congreso.

Elegimos, bien sea por emotividad o por simpatías personales; pero creo que muy pocos lo hacen en función al análisis de la oferta electoral que se plasma en un plan de gobierno. Y esto se debe básicamente a que estamos perdiendo, si es que no lo hemos perdido ya, el hábito de leer y la capacidad de interpretar lo que se escribe. Estamos en la era del título, del mensaje corto, de la ayuda memoria, del resumen, de la manipulación de nuestras mentes por los medios y de la pérdida de identidad y capacidad de análisis.

Claro que también es cierto que los planes de gobierno no necesariamente se cumplen. La mayoría de las veces no dejan de ser declaraciones líricas, carentes de realismo y endulzadas con ofertas para engatusar a la gente o hacerles creer que existe a posibilidad de acceder a un mundo ideal, que por lo general nadie tiene la menor idea de cómo construir. Quizá por eso no interesa leer los planes de los candidatos. ¿Para qué si nos mienten siempre?

Lo bueno es que la indiferencia y la flojera de leer no son enfermedades incurables. Todo depende de la voluntad personal para salir del facilismo y del letargo en el cual la internet y las redes sociales nos han hundido. Tenemos que reaccionar porque somos los responsables de elegir a quienes nos deben gobernar debidamente.

El problema es que no existe norma alguna en el país que obligue a un candidato a la presidencia de la República a cumplir lo que promete durante la campaña electoral ni a ejecutar lo que ofrece como Plan de Gobierno.  Tampoco para sus Ministros. La figura personal del candidato presidencial no es suficiente garantía para anticipar lo que se vendrá en materia de administración y regulación de la pesquería.

Los planes y programas así como las ofertas hechas en tiempo de elecciones, son solamente eso: ofertas.

Una muestra de la intención de cumplimiento y/o un indicador de lo que se viene para el sector pesquero, se podría ver en la conformación de los equipos de trabajo que asumirán funciones ejecutivas después del 28 de Julio. Pero generalmente llegan a la quincena de junio sin haber definido el equipo de gobierno, lo que aumenta la incertidumbre, en especial si es un candidato nuevo.

El sector requiere de políticas de largo plazo que estén en manos de funcionarios competentes, comprometidos con una idea y con experiencia en el sector.

El voto pesquero debería orientarse hacia quien ofrezca la mejor idea en materia de ordenamiento y reforma del sector con el mejor equipo humano posible.

Los planes de gobierno y las políticas nacionales tienen una base legal y un formato establecido por la Autoridad Electoral en el primer caso y por el CEPLAN en el segundo.

Estas metodologías pueden ser muy técnicas y estar basadas en la mejor concepción académica del arte de la gobernabilidad y la gerencia política; pero adolecen de un defecto que las hace poco viables, electoralmente hablando: están diseñadas para ser entendidas por personas diestras en ese lenguaje y que comprendan cosas que el común de los ciudadanos no conocen ni tienen por qué conocer. Son, o pueden ser, documentos técnicos, pero por un lado nadie garantiza que se ejecuten una vez el partido ganador asuma el poder y por otro, no está garantizado que alguien los lea. Por lo general son documentos extensos que a nadie le importa, en especial si se trata de pesca.

En este contexto, el plan de gobierno debería ser de diseño propio, político y dirigido al ciudadano, en especial a aquél que no sabe de pesca y/o no le interesa. Porque en el fondo sí le afecta y porque es ese ciudadano el que vota y designa al ganador. No votan solamente los pesqueros.

El diseño del plan de gobierno es un reto: debe ser corto, sencillo de entender, fácil de ejecutar y responder a necesidades propias del sector. Pero por sobre todo debe estar concebido para servir a la gente, al país y a las mayorías.

Hay muchas ideas, muchas necesidades y muchos problemas en el sector. ¿Se pueden abarcar todos en un solo período de gobierno? Lo más probables es que no.

Se necesita entonces elegir algunos problemas para poder elegir cuáles de ellos deben ser materia de atención de acuerdo a la ideología del partido que los diseña.

¿Pero quiénes son los responsables de elaborarlo y quiénes ejecutar el plan si es que ganan?

Deben ser expertos en el tema, que comulguen con las ideas del partido y del candidato para que luego asuman los cargos que les permitan ejecutarlo. Es la mejor receta para hacer algo serio realmente. Deben conformar un equipo técnico con ideas comunes y capacidad de trabajo en equipo.

Pero generalmente no ocurre así. Puede ocurrir que personas honestas y con convicción diseñan el plan; pero que termine en manos de otras personas que no creyendo en el mismo, ni entendiéndolo, asumen los cargos por decisiones políticas de conveniencia, no necesariamente para el sector.

También puede ocurrir que asumiendo el poder quienes diseñaron el plan, se encuentren con un aparato burocrático y legal que les dificulta hacer lo que deba hacerse.

En todo caso, es Palacio de Gobierno quien tiene que crear las condiciones para que se facilite la ejecución de lo ofrecido en la campaña electoral.

También pueden ocurrir miles de cosas más. La aleatoriedad en el escenario político es enorme, por lo cual se requiere de un liderazgo fuerte y efectivo desde Palacio.

Los invito cordialmente a leer el suplemento de la Revista Pesca que presenta el tema de las elecciones presidenciales y la pesca en el Perú.

https://es.calameo.com/read/000453377a5e8d37a548e

jueves, 21 de mayo de 2020

¿FORMALIZAR? ¿PARA QUE?


Al final de esta nota se transcribe una noticia sobre formalización de empresas, la cual genera este comentario.

La pregunta es, si en este programa se ha considerado a los armadores pesqueros por cuanto de una u otra forma son empresarios que bien pueden calificar como micro empresas. Hasta la fecha solo se han hecho programas para otorgarles permiso de pesca y a eso le han denominado formalización lo cual no es exacto porque no los convierte en sujetos tributarios ni tampoco en empleadores que brinde acceso a la salud y seguridad social a sus tripulantes pescadores que tienen el derecho y la necesidad. Lo curioso es que PRODUCE es competente en Mypes y en Pesca pero ambos despachos parece que van por líneas separadas en cuanto a formalización.

Más detalles pueden encontrarse en:

Pero desde el punto de vista tributario, práctico, real, del sentir del sujeto a formalizar ¿por qué debería formalizarse? ¿Qué argumento válido está ofreciendo el Estado para convencer a un informal a volverse formal de un día para otro?

¿Acceso a crédito? Un crédito caro donde la banca paga intereses casi miserables por los depósitos pero intereses, gastos y comisiones exagerados en relación a lo que pagan y requisitos casi imposibles de cumplir para los empresarios más chiquitos. No convencen como razón para empezar a sacar RUC porque además se empieza a pagar impuestos.

¿Pagar impuestos? ¿Para qué? ¿Qué beneficio práctico obtenemos de eso? ¿Salud? Además de que siempre fueron pésimos los servicios de salud que brinda el Estado, en estos momentos de pandemia sirvieron poco y no estuvieron a la altura de las circunstancias.

¿Servicios del Estado? ¿Cuáles? Todas o casi todas las obras públicas que se hicieron con nuestros impuestos están signadas por actos de corrupción y sobrevaloradas, así que pagamos los sobornos con los cuales unos cuantos funcionarios se beneficiaron.

¿Pensiones? Las AFP han ganado mucho dinero a costa de unas pensiones, en algunos casos más bajas que las que paga la ONP que tampoco ha sido la mejor experiencia.

El sistema se defiende en base a dogma y teoría, pero ¿Cuántos peruanos informales entienden ese dogma y esa teoría que nunca les ha brindado atención ni mejoría alguna? ¿Acaso han sido debidamente educados siquiera como para exigirles que actúen y se comporten debidamente en época de crisis?

El pueblo peruano ha sido miserablemente explotado y maltratado desde el Virreynato hasta el día de hoy. Con diferentes formas y métodos pero siempre bajo el mismo sistema de que para que haya ricos y gobernantes debe haber pobres y gobernados que mientras más ignorantes son, más fáciles de manipular también son.

Estamos llegando a momentos en que el dogma y la teoría deben ser innovados o reemplazados, La gente se harta de mentiras y manipulaciones. El sistema se ha degradado hasta el punto de que no queda ya de él más que una máquina enloquecida que intenta obligar a producir para sobrevivir. Para dar salida a su producción debe obligar a los hombres a absorverla y pagar tributos para que el sistema se sostenga.

El libre mercado y la globalización no hacen sino conducir a más de lo mismo: bonanza aparente para quien más tiene y el mismo status de miseria para las grandes mayorías.

El país ha contraído un virus desde hace tiempo, más antiguo que el CIVID 19, del cual no se habla y genera una proliferación desordenada de células inútiles como los políticos y los partidos con todos sus parásitos. Ese virus asfixia al hombre–soporte, el que trabaja y produce.  El que hace vivir a todo el mundo. Pues el virus se devora a sí mismo; es su maldición. Estamos alcanzado un  punto crítico.

El tema de fondo en un sistema democrático es que las libertades que pregona son precisamente las que incuban a una clase de personas que devienen en inadecuadas e incapaces para dirigir el propio sistema.

Genera una clase política que convierte a la política y al sistema de gobierno en una forma de vida, en un sistema de guerra de guerrillas por alcanzar el poder para asegurarse a sí misma ventajas económicas y sociales que resuelvan sus propios problemas.  En esto poco o nada tienen que ver las poblaciones y grandes mayorías para quienes supuestamente gobiernan y por quienes hicieron la lucha por obtener dicho poder.

Genera una prensa que bajo el dogma de la libertad de expresión crea un poder oculto que es quien gobierna los grandes temas. Bajo el disfraz y la mentira de la expresión “opinión pública”, un grupo reducido de personas se adjudica el derecho de decir lo que le conviene al sector que representa y le conviene, tomando el concepto como si fuese la opinión real del pueblo. Nada más alejado de la verdad.

Lo cierto es que la clase política y la prensa utilizan al pueblo para sus propios fines e intereses, distorsionando de esta manera el concepto mismo de la democracia, de la república, que en el fondo significa que las personas más capacitadas son las que lideran y gobiernan, no en su propio beneficio, sino en beneficio de la comunidad a la que representan.

El hombre no es susceptible de ser gravado y manejado a capricho, no puede soportarlo todo indefinidamente: las matanzas, las guerras, los políticos, los burócratas, el deterioro de la calidad de vida, la explotación.  No puede tolerar eternamente que se le quiera suprimir el alma y la conciencia para privarlo mejor de su libertad, para hacer de él el ciudadano perfecto, embrutecido y agradecido; el ciudadano robot que reacciona sin sorpresas, el buen técnico, el buen empleado, el buen partidario político.

Es entonces cuando una civilización alcanza ese punto misterioso, impreciso, variable, a partir del cual el hombre objeto, el hombre alienado, escapa con fuerza incontenible a  los políticos, a los gobernantes, a los burócratas, para retornar a la anarquía original.

PRODUCE: 26 000 MYPES SERÍAN FORMALIZADAS CON PAQUETE DE INCENTIVOS

El Ministerio de la Producción (Produce) emitirá un paquete de incentivos para formalizar la Micro y Pequeña Empresa (Mype). En una primera etapa serían incorporadas 26 000 unidades productivas, informó Andina.

Esta iniciativa se dirige a tres grupos objetivo: personas naturales con negocio, el comercio ambulatorio alrededor de los mercados de abastos y las sociedades empresariales de más de dos integrantes.

Antonella Romero, directora ejecutiva del programa Tu Empresa, detalló que el Produce trabaja en una plataforma integral para que se acompañe, de manera digital, a los emprendedores en su proceso de formalización en el ámbito societario.

El combo de la formalización facilitará que los emprendedores se conviertan en personas jurídicas a través de la plataforma de Tu Empresa.

“Posteriormente, el acto de constitución se eleva a una escritura pública, y para ello se hizo una alianza con los notarios, con el fin de que la tarifa sea de 50 soles, siempre y cuando sean como máximo dos socios y que la empresa tenga hasta tres unidades impositivas tributarias (UIT) de capital social, y luego el trámite continúa siendo digital”, agregó.

En el aspecto tributario, declaró, se facilitará información para la obtención de RUC virtual mediante la plataforma de la Sunat y una semipresencial, para comerciantes y ambulantes.

Desde el 26 empezará la asesoría mediante la plataforma web tuempresa.gob.pe porque en esa fecha la Sunarp comenzará las revisiones y aprobaciones de las reservas de nombres digitales. Mientras que el paquete operará a partir de la primera semana de junio.


jueves, 14 de mayo de 2020

La formalización en la pesca del Perú ¿será posible?


Resulta cuestionable que el MEF y la SUNAT no actúen sobre la formalización de las embarcaciones ni sobre los pescadores no embarcados  y dejen solo al PRODUCE para que formalice, a medias, a las embarcaciones.

La informalidad va a causar problemas a la flota en el contexto de las capturas de pota en el ámbito de la OROP del Pacífico Sur.

PRODUCE necesita una agenda que:

Oriente hacia la real formalización administrativa, tributaria y laboral de la flota en beneficio del tripulante pescador que sufre la ausencia de seguridad social.

Defina y/o aclare las competencias y procedimientos para la formalización de los pescadores no embarcados, que es una cosa totalmente distinta de la formalización de embarcaciones.

Perfeccione y/o actualice las competencias de los Gobiernos Regionales y las suyas en el marco de la flota artesanal y de menor escala, así como las definiciones de embarcación artesanal y de menor escala.

El tripulante, o pescador embarcado, es finalmente un empleado cuya situación se resuelve cuando se formaliza debidamente el armador; pero el pescador no embarcado es otra realidad.

Las embarcaciones artesanales y las de menor escala están en una zona gris, que debe ser claramente definida en cuanto a las competencias de la autoridad para ejercer el control sobre ellas.

En términos prácticos ¿dónde terminan las funciones de PRODUCE y dónde empiezan las de los Gobierno Regionales en el marco de la formalización real del día de hoy? Jurídicamente hablando las competencias están definidas y transferidas, pero en forma difusa y vaga ¿quién es en la realidad el obligado a formalizar?

Debe mencionarse que, según resultados del censo de 2012, 31,836 pescadores artesanales estaban interesados en constituirse como MYPE, lo que representa el 72,1% del total. ¿Por qué PRODUCE a través del Despacho Viceministerial de MYPE e Industria no ha invertido mayor esfuerzo en este paso de la formalización?

El MEF no ha hecho absolutamente nada en cuanto a la formalización. Cuando el asunto es simple: la seguridad social y pensiones dependen de que los beneficiarios estén en una planilla. ¿y cómo se genera una planilla? cuando se les contrata debidamente.

El Ministerio de Trabajo no dice ni hace nada tampoco. Salvo por la cuestionada Ley 30003 que legisla en cuanto a seguridad social y pensiones de los tripulantes pesqueros de mayor escala, o industriales, no ha hecho nada por los tripulantes o pescadores artesanales y de menor escala.

La DICAPI ¿cuál es su papel en el control de la formalización?

Debería agilizar los procesos para el otorgamiento de certificados de matrícula, incrementar el control sobre las embarcaciones que zarpan impidiendo que lo hagan las informales y detener los zarpes de embarcaciones construidas ilegalmente.

¿A dónde va PRODUCE?

Debería replantear todos sus esfuerzos por otorgar permisos de pesca, agregando acciones que faciliten la creación de pequeñas y micro empresas de armadores artesanales y de pequeña escala y articular debidamente con el MEF, el Ministerio de Trabajo, los Gobiernos Regionales y la DICAPI el resto de acciones que puedan, coordinada y coherentemente, alcanzar el objetivo de una formalización integral y no solamente parcial.

¿A dónde van los Gobiernos Regionales?

Y lo más importante ¿a dónde va Palacio de Gobierno en materia pesquera? Es de allí de donde deberían salir las directivas para un trabajo integrado entre los sectores responsables que conduzcan a la verdadera formalización de la pesca.

La formalización no será posible, en tanto no haya una voluntad política clara por ordenar la actividad pesquera dentro de un marco establecido por una política con visión de largo plazo. Si no se despoja de politiquería a la administración de la pesca peruana, seguiremos hablando de los mismos problemas gobierno tras gobierno.

Se requiere un enfoque multisectorial, liderado por Palacio de Gobierno o por la PCM y que fije objetivos claros y un cronograma que se cumpla y respete pese a los cambios políticos que lamentablemente se dan en forma constante y a veces no para mejor.

Los invito cordialmente a leer el suplemento de la Revista Pesca que presenta el tema de la formalización de la pesca artesanal en el Perú.


lunes, 11 de mayo de 2020

PESCADORES ARTESANALES: UNO LES PRESTA EL OTRO LOS APOYA


Fondepes otorga créditos hasta por 2 mil soles a pescadores artesanales

Fondepes señala que los créditos entregados buscan ser un soporte para pescadores artesanales y acuicultores afectados económicamente durante la emergencia por COVID-19.

El Fondo Nacional de Desarrollo Pesquero (Fondepes), organismo adscrito al Ministerio de la Producción (Produce), informó que a la fecha ha desembolsado más de 2 millones de soles en créditos destinados a brindar de capital para las actividades pesca artesanal y acuicultura, en el marco del estado de emergencia por la COVID-19.

En ese sentido, a través del Programa Especial de Créditos por Emergencia Nacional (Covid -19), ha adjudicado 1054 créditos para pesca artesanal por un valor de 2.108 millones de soles. Mientras que para las actividades de acuicultura de recursos limitados AREL, otorgaron 24 créditos que suman 48 mil soles.

Agregó que los sujetos de crédito se han dividido en tres grupos, el primero integrado por pescadores embarcados en las categorías marinero de pesca artesanal, patrón de pesca artesanal, buzo artesanal, marinero de pesca calificado, patrón de pesca de tercera, tercer motorista de pesca y pescadores del ámbito continental; el segundo, pescadores no embarcados en las actividades de cordeleros, pulmoneros, orilleros y colectores de algas varadas; y el tercer grupo destinado a los acuicultores de recursos limitados a nivel nacional.

¿Cómo funcionan los créditos?

El Programa Especial de Créditos por Emergencia Nacional (Covid -19) permite a los pescadores artesanales y acuicultores AREL solicitar un préstamo de hasta S/2000 en efectivo, con un periodo de gracia durante los primeros seis meses.

Los créditos se pueden financiar hasta en 36 meses, sin cuota inicial, garantía o aval, teniendo como única observación que los solicitantes cuenten con los permisos y/ certificaciones vigentes otorgados por sus DIREPROS, GEREPROS, DICAPI o Produce en el ámbito de Lima Metropolitana.

Los interesados podrán solicitar estos beneficios ingresando a la web oficial de Fondepes haciendo click aquí. Desde ahí deberán completar los datos solicitados y adjuntar los documentos solicitados.

El proceso es 100% digital y no requiere impresiones, únicamente fotografías cargadas con un celular, lo cual permite que el solicitante no necesite salir de casa para poder completar la solicitud. Una vez procesada esta información, el equipo de analistas financieros se comunicará con el postulante.


866 PESCADORES ARTESANALES DE MAGALLANES RECIBIRÁN UN APORTE SOLIDARIO DE 150 MIL PESOS

Desde la caleta de pescadores emplazada en el sector de Barranco Amarillo, el Intendente de Magallanes y de la Antártica Chilena, José Fernández Dübrock, anunció la tarde de este viernes que a través de la Agenda Solidaria, que busca respaldar a los diversos sectores productivos que han sufrido los embates de la crisis sanitaria y socioeconómica del coronavirus, un total de 866 pescadores artesanales de nuestra región recibirán un aporte solidario de 150 mil pesos.

Según explicó la máxima autoridad de la región, “ésta es otra de las medidas que el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera ha considerado para ir en ayuda de quienes producto de esta pandemia, no lo están pasando bien en el ámbito económico. Si bien sabemos que no es la solución para quienes han visto afectada su fuente de ingreso en los últimos meses, este apoyo sí se traduce en una ayuda efectiva para los pescadores y pescadoras más vulnerables”.

Cabe señalar que este aporte solidario se pagará por única vez a los pescadores y pescadoras pertenecientes al 40% más vulnerable de la población en todo el país. “Sabemos que el sector artesanal ha sido fuertemente golpeado por ésta emergencia. Por eso el Gobierno ha considerado esta ayuda, ya que tampoco hay certeza de cuándo este sector productivo, importante para nuestra región, podrá retomar su normal ritmo de trabajo”, complementó.

Asimismo, la seremi de Economía, Fomento y Turismo, Natalia Easton, detalló que “desde que inició la pandemia hemos trabajado en forma colaborativa con diversos actores de la pesca artesanal para paliar los impactos de la crisis sanitaria en sus operaciones. Este aporte solidario va en la misma línea, entendiendo que este sector es sumamente relevante para la Región de Magallanes y nuestro compromiso es continuar sumando iniciativas que vayan en apoyo a la industria, en forma especial en momentos como el que vivimos hoy, donde sus operaciones se han visto afectadas y también sus ingresos. El llamado a la comunidad pesquera es a realizar la capacitación asociada a la Ley de Caletas a través de las páginas web de la Subsecretaría de Pesca, Sernapesca o Indespa y, de esa forma, conozcan los beneficios de la ley, junto con recibir los 150 mil pesos que esperamos sean un alivio para sobrellevar los meses más duros de la pandemia. Tenemos cerca de 900 cupos para pescadores artesanales con RPA vigente al 26 de diciembre 2019 en la región y aún quedan muchos disponibles, por lo que los invito a aprovechar esta oportunidad que estará disponible hasta el día 13 de mayo”.

Por otra parte, la directora Zonal de Pesca, Paulina Barraza, complementó que son cuatro los requisitos para optar a esta ayuda: contar con un registro pesquero artesanal vigente; haber acreditado habitualidad de pesca; pertenecer al 40 por ciento más vulnerable y además ser jefe o jefa de hogar. Además para hacer válido este aporte será necesario efectuar una breve capacitación online, que será validada por medio de una encuesta de diez preguntas.

Adicionalmente, señaló que “quienes no puedan revisar los antecedentes en línea, pueden activarlo en el mes de junio, en una segunda nueva fecha que va a ser publicada a través de nuestra página web”.

Una vez que el rut de la persona sea identificado en las páginas del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), el Instituto Nacional de Desarrollo Sustentable de la Pesca Artesanal y de la Acuicultura de Pequeña Escala (Indespa) y la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), se le indicará de forma inmediata si son beneficiarios con este aporte solidario, por lo que las autoridades recomendaron no concurrir a las oficinas de las entidades antes mencionadas para hacer válido el beneficio, ya que será depositado directamente en las cuentas Rut del BancoEstado a fines del mes de mayo.


Dos enfoques diferentes para atender a la pesca artesanal: Perú presta para capital de trabajo en circunstancias poco claras, puesto que en el caso de los pescadores embarcados, que no son sino empleados de un armador, no se entiende para que querrían el préstamo. Chile, más solidario otorga un aporte no reembolsable.

Un tercer enfoque más integral es el de Mexico:

Adelantará gobierno incentivos del Componente de Apoyo para Bienpesca

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, a través de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), anunció la entrega del incentivo del Componente de Apoyo para el Bienestar de Pescadores y Acuicultores (Bienpesca), recursos que ayudarán a los productores a mantener su actividad ante la contingencia por COVID-19.

Por instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, la Conapesca adelantará para el mes de mayo (habitualmente se hacía a partir del mes de junio o julio), la dispersión, bajo el Componente Bienpesca, de mil 391.7 millones de pesos en beneficio de 193 mil 200 pescadores y acuacultores, informó el comisionado nacional de Acuacultura y Pesca, Raúl Elenes Angulo.

La meta del programa para este año, expuso, es cuadruplicar el número de beneficiarios, por lo que la Conapesca atenderá a pescadores ribereños y de aguas continentales, trabajadores de unidades de producción acuícolas y tripulantes de embarcaciones mayores, ubicados en mil 011 localidades pesqueras y acuícolas de todos los estados de la República Mexicana.

Los apoyos impactarán en casi 17 mil Unidades Económicas Pesqueras y Acuícolas que operan al amparo de Concesiones y de Permisos de Pesca y Acuacultura Comercial vigentes, detalló.

Subrayó que el Bienpesca orienta la aplicación de los recursos para fomentar el desarrollo productivo de las comunidades pesqueras en estado de vulnerabilidad e impactar directamente en las regiones costeras del país, amplía las oportunidades de empleo y mejora los ingresos y el bienestar de los productores de pequeña escala, sobre todo a los que se encuentran ubicados en las zonas rurales.

Mediante este apoyo directo, de siete mil 200 pesos por beneficiario, se coadyuva también al fortalecimiento de la economía popular y se generan las condiciones materiales para mejorar las actividades productivas, agregó.

Elenes Angulo indicó que, a partir del mes de febrero del presente año, a través de la Coordinación General de Programas para el Desarrollo del Gobierno de México se puso en marcha el censo pesquero y acuícola para integrar expedientes electrónicos con la documentación y evidencia en formato de imagen, recopilada electrónicamente por los servidores de la nación, con la finalidad de que los productores acrediten su actividad y así acceder a los beneficios del componente.

Este censo pesquero, dijo, está en verificación por la Conapesca, que es la instancia responsable de la dispersión de los recursos y de validar que los datos de los expedientes electrónicos coincidan con su Registro Nacional de Pescadores y Acuacultores.

En el 2019, la Conapesca a través del Bienpesca ejerció 360.7 millones de pesos, en beneficio de 50 mil 094 productores, quienes recibieron, de manera directa, siete mil 200 pesos cada uno, lo que permitió al Gobierno de México apoyar al productor pesquero y acuícola que por causas de algún fenómeno meteorológico o contingencia vieron afectada su producción.


lunes, 4 de mayo de 2020

PESCA, ANCHOVETA, NEGOCIOS Y PASIONES


“En Perú la producción pesquera disminuyó en 21,43 % ante la menor captura de especies marítimas para consumo humano directo, registrada en -26,89 % por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

La entidad detalló que la caída se vio en productos destinados a congelado (-50,6 %) y enlatado (-42,2%), mientras que subió para curado (14,0 %) y consumo fresco (0,6 %).

Asimismo, en este mes de análisis el INEI no registró pesca para consumo humano indirecto, como la harina y el aceite de pescado, debido a la veda de anchoveta, similar a marzo de 2019.

Aunque la pesca de origen continental creció en 29,87 % aupado por la mayor captura  para congelado.

'Al parecer, sólo la crisis que provocó la guerra con Chile puede igualar en intensidad al presente evento. En aquella oportunidad, el PBI del Peru cayo en 40 %. Todo parece indicar que la crisis actual puede transformarse en la mayor catástrofe económica que ha experimentado el Perú en toda su historia republicana'',


Por su parte, Cayetana Aljovín, presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP), señaló que en los últimos 15 días desde su sector han trabajado en el mantenimiento de plantas y embarcaciones con un protocolo de seguridad sanitaria aprobado por el Ministerio de Salud.

Asimismo, Aljovín detalló que para verificar el cumplimiento del protocolo por parte de las empresas pesqueras han contratado a la compañía SGS como auditor externo. Además, precisó que en caso una empresa del gremio incumpla el protocolo, han acordado que se procederá a suspender de manera inmediata las operaciones de la misma.
“En cuanto al protocolo de operación para las actividades de la próxima temporada de pesca, hemos procedido adecuar el mismo a los lineamientos emitidos por el Minsa el miércoles 29 de abril”, afirmó Cayetana Aljovín, presidenta de la SNP.


La tendencia es relacionar todo el movimiento pesquero con el PBI. En ese contexto, aperturar la primera temporada de anchoveta 2020 apuntaría, obviamente a apuntalar el PBI, para satisfacción del MEF. Pareciera ser el principal considerando, por encima de la protección y seguridad de los trabajadores de la industria; pero también podría, además, ser el resultado de una negociación.

Se debe recordar que, ante los problemas de la segunda temporada 2019 que terminaron en un decreto de urgencia que reestructura el IMARPE, la industria se opuso y lanzó una agresiva campaña en contra de la actual administración y una serie de spots televisivos denominada “crisis en la pesca”. Esta campaña se detuvo abruptamente al inicio de la cuarentena. ¿Por qué? ¿Podría no reanudarse si es que se inicia la temporada? ¿Sería entonces un toma y daca donde todos ganan? ¿Se resume todo a negociaciones sin tener en cuenta a los ciudadanos, sobre todo a los tripulantes de las embarcaciones pesqueras?

¿Podría la reanudación de la temporada de pesca echar al olvido todo el problema del Instituto del Mar del Perú? ¿Se cambiará a los directivos de la entidad de acuerdo a lo mencionado en el Decreto de Urgencia 015-2020, que modifica el Decreto Legislativo nº 95, Ley del Instituto del Mar del Perú - IMARPE, para la mejora y el fortalecimiento del rol y la gestión institucional y se promulgará el nuevo reglamento de organización y funciones?

¿O todo se olvidará en la probable excelente captura de anchoveta de la primera temporada 2020?

Lo que es indudable es que la anchoveta crea conflictos, une a los enemigos, divide a los amigos y entroniza o destrona funcionarios; genera amores y odios, pasiones y desencuentros; pero por sobre todo…genera negocios y un pequeño impulso al PBI nacional. Bien sea que se haga harina con ella o se le destine a la alimentación humana, la anchoveta es la reina de la pesca en el Perú y de los enfrentamientos entre la administración y los gremios industriales y pesqueros.

miércoles, 29 de abril de 2020

Las funciones en pesca del PRODUCE y los Gobiernos Regionales


Solo instrumentos legales como las Resoluciones Ministeriales, Supremas y Decretos Supremos originan cambios e imponen normas y procedimientos. Las resoluciones viceministeriales son limitadas a asuntos administrativos como apelaciones en el caso de sanciones.  Los Decretos de Urgencia no requieren necesariamente la participación del Viceministro

Todo el manejo del sector responde a una decisión y voluntad políticas exclusiva del Titular del Pliego. Así está diseñado el modelo de gestión del Estado. El poder reside en el Ministro y no en los viceministros, quienes no tienen instrumentos legales para generar cambios, por lo menos en pesca y acuicultura. Cada ministro impone su agenda y su propio estilo.

La designación de los titulares de los Organismos Públicos del sector (FONDEPES, IMARPE, ITP, SANIPES e INACAL) le compete exclusivamente al Titular del Pliego y no al Viceministro de Pesca y Acuicultura ni al de Industria y Mypes. Estructuralmente, de acuerdo al organigrama, el Jefe del Organismo Público depende directamente del Titular del Pliego y no del viceministro, como erróneamente piensan algunos.

En función al DS. N°038-2004-PCM, con la RM N° 577-2018-PRODUCE  se aprobó el Plan Anual de Transferencia de Competencias Sectoriales a los Gobiernos Regionales y Locales del Año 2018 del Ministerio de la Producción.

Las funciones transferidas y/o por transferirse, de acuerdo a la Ley 27867 Ley orgánica de gobiernos regionales, artículo 52°: Funciones en materia pesquera, son:

a) Formular, aprobar, ejecutar, evaluar, dirigir, controlar y administrar los planes y políticas en materia pesquera y producción acuícola de la región.
b) Administrar, supervisar y fiscalizar la gestión de actividades y servicios pesqueros bajo su jurisdicción.
c) Desarrollar acciones de vigilancia y control para garantizar el uso sostenible de los recursos bajo su jurisdicción.
d) Promover la provisión de recursos financieros privados a las empresas y organizaciones de la región, con énfasis en las medianas, PYMES y unidades productivas orientadas a la exportación.
e) Desarrollar e implementar sistemas de información y poner a disposición de la población información útil referida a la gestión del sector.
f) Promover, controlar y administrar el uso de los servicios de infraestructura de desembarque y procesamiento pesquero de su competencia, en armonía con las políticas y normas del sector, a excepción del control y vigilancia de las normas sanitarias sectoriales, en todas las etapas de las actividades pesqueras.
g) Verificar el cumplimiento y correcta aplicación de los dispositivos legales sobre control y fiscalización de insumos químicos con fines pesqueros y acuícolas, de acuerdo a la Ley de la materia. Dictar las medidas correctivas y sancionar de acuerdo con los dispositivos vigentes.
h) Promover la investigación e información acerca de los servicios tecnológicos para la preservación y protección del medio ambiente.
i) Velar y exigir el adecuado cumplimiento de las normas técnicas en materia de pesquería. Dictar las medidas correctivas y sancionar de acuerdo con los dispositivos vigentes.
j) Vigilar el estricto cumplimiento de las normas vigentes sobre pesca artesanal y su exclusividad dentro de las cinco millas marinas. Dictar las medidas correctivas y sancionar de acuerdo con los dispositivos vigentes.

De acuerdo al artículo 2° de la RM N° 577-2018-PRODUCE, se encuentra pendiente de transferencia a 25 GOREs la función j): “Vigilar el estricto cumplimiento de las normas vigentes sobre pesca artesanal y su exclusividad dentro de las cinco millas marinas. Dictar las medidas correctivas y sancionar de acuerdo con los dispositivos vigentes”.

Actualmente esta función está siendo ejercida por el Ministerio de la Producción a través de la Dirección General de Supervisión, Fiscalización y Sanción.

Al GORE Lima Metropolitana se encuentran pendientes de transferir todas las funciones, de acuerdo a la tabla 2 del documento en mención.

Se puede concluir que no existen funciones pendientes de transferir a las 25 regiones, con excepción de la función j) y el caso particular de la Región Lima Metropolitana. El asunto es ¿están cumpliendo los GOREs sus funciones? ¿lo están haciendo con eficiencia? ¿sin interferencias?

En términos prácticos ¿dónde terminan las funciones de PRODUCE y dónde empiezan las de los Gobierno Regionales en el marco normativo y real del día de hoy? Jurídicamente hablando las competencias están definidas y transferidas, pero ¿cómo es en la realidad? ¿Y por qué la función “Vigilar el estricto cumplimiento de las normas vigentes sobre pesca artesanal y su exclusividad dentro de las cinco millas marinas. Dictar las medidas correctivas y sancionar de acuerdo con los dispositivos vigentes” no se transfiere todavía?

Unos no cumplen su función y otros asumen la función donde ya no deberían. No es cuestión de legalidad o respeto a la norma, sino conveniencia política lo que se impone. Los pescadores son una fuente de apoyo a la gestión, o una amenaza, según quiera verse en cada circunstancia.

El manoseo político le ha robado el alma a la institucionalidad pesquera. La indiferencia y la ignorancia también hicieron su parte. Las instituciones se han vuelto máquinas que aplican órdenes, consignas y acciones sin pensar en los impactos sobre las personas y sobre el futuro. El sistema alcanza su punto crítico.

No hay reglamentos de ordenamiento para todos los recursos pesqueros de la pesquería artesanal, porque no se conocen científicamente. El IMARPE carece de información de todos y cada uno de nuestros recursos objetivo de la pesca artesanal. Por tanto se podría estar haciendo uso y abuso de la extracción.

Adicionalmente, al día de hoy, el Instituto del Mar no tiene un ROF actualizado de acuerdo al Decreto de Urgencia 015-2020, que dispuso cambios estructurales en el Instituto. La norma indica que en un plazo que no exceda de treinta (30) días hábiles, contado desde el día siguiente de la publicación del Decreto de Urgencia en el diario oficial El Peruano, se aprobaría el nuevo Reglamento de Organización y Funciones del Instituto del Mar del Perú - IMARPE; así como los documentos de gestión que correspondan, a efectos de mejorar el desenvolvimiento de la gestión institucional, para asegurar la eficiencia y eficacia de sus procesos internos. Los 30 días vencieron el 22 de febrero de 2020.