REVISTA PESCA

La Revista Pesca es un medio de información alternativo que presenta artículos, opiniones y noticias referidas a la pesca en el Perú y el mundo, con énfasis en la política pesquera, la conservación del ambiente y la seguridad alimentaria.
En 2016 cumplimos 56 años de publicación contínua en el Perú.

Las ediciones a partir del 2010 se publican en formato digital (PDF) en la siguiente página web: http://www.issuu.com/revistapesca/docs

Correo electrónico: revistapesca@outlook.com

domingo, 27 de diciembre de 2009

EDITORIAL EDICION NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2009

Nuestra pesquería requiere de cambios que deben provenir, aunque tome tiempo, de la propia convicción de cada uno de los actores y participantes en la pesquería. La palabra clave es educación. Más allá de las normas y leyes, en un medio en el cual nadie puede controlar efectivamente el cumplimiento de las normas, la mejor garantía del cumplimiento de las mismas, en especial las de protección al recurso y al ambiente, será cuando los que de una u otra forma actúan en el sector, asuman conciencia de que detrás de la norma hay una lógica irrefutable y una necesidad incuestionable.


La educación y el cambio o introducción de un nuevo modelo educativo para el sector se torna cada vez más un imperativo. La educación para el sector pesquero debe ir más allá del mero entrenamiento técnico para los pescadores y tripulaciones. Debe ampliar su radio de acción a todos los trabajadores de la industria pesquera en tierra, a todas las comunidades de pescadores marítimos y continentales y a las poblaciones costeras y aledañas a ríos y lagos. Debe ir más allá de lo tradicional y educar en temas de protección al ambiente y a las poblaciones ícticas, debe incursionar en temas que tengan por objeto crear conciencia sobre la necesidad y responsabilidad compartida de proteger los ecosistemas y el futuro de los peces como elemento clave para garantizar la seguridad y la soberanía alimentaria. Estas son bases de una educación imprescindible para alcanzar un alto nivel de desarrollo.

La pesquería sigue siendo conceptuada como fuente de riqueza vía exportación, negándonos a aceptar que primero debe ser fuente de alimentación nacional y luego ser usada como arma estratégica de negociaciones en un mundo que poco a poco se verá más inundado por el hambre. Una pesquería sostenible solamente será posible cuando el país alcance el adecuado nivel de madurez cívica que le permita entender y aceptar que se requiere colocar el interés nacional por encima de los intereses de parte.

El interés nacional requiere que se desechen los intereses económicos grupales y se privilegie la alimentación de la población nacional por encima de todo. Ello impone una adecuada preservación de los recursos pesqueros, del ecosistema y del medio ambiente, de tal forma que se garanticen alimentos baratos para toda la población del país en forma prioritaria.

La importancia de los recursos naturales renovables y no renovables adquiere, en un escenario de crisis y de la globalización, una perspectiva que le permite plantear al Estado un aumento del margen de su participación proveniente de su explotación. El control y el acceso a estos recursos y a sus utilidades financieras, que son vitales para el país, merece verse en una nueva perspectiva.

En un contexto mundial en el que la globalización impone altos costos, la posesión de reservas energéticas, la potencialidad de producción de alimentos a gran escala y una importante reserva de materias primas, constituyen un factor estratégico de poder que debe considerarse a la hora de planificar opciones estratégicas de desarrollo para el país. Más aún para un país emergente, con carencias y tratando de salir del subdesarrollo, pero con potencialidades en términos de recursos naturales. El control y la explotación de nuestros recursos naturales renovables y no renovables, merecen replantearse con el objeto de que el Estado participe de los beneficios económicos de su explotación en mejores términos.

Tiene que haber límites al crecimiento debido a la profundización de las externalidades negativas vinculadas al agotamiento cada vez más crítico de las fuentes de recursos ícticos del país.

La participación del país en las utilidades que genera el sector pesquero es tan pobre que representa el agotamiento de un modelo de manejo que se ha revelado ecológicamente depredador, socialmente perverso y políticamente injusto

La disminución de las poblaciones de peces se ha acelerado al compás del aumento de las inversiones y del incremento de pescadores artesanales contraviniendo elementales principios de conservación, precaución, uso racional y sostenible del recurso y calidad en el tratamiento del medio ambiente. Tan crítica puede ser la situación que no se dispone de una encuesta actualizada que muestre con precisión la cantidad de pescadores y embarcaciones artesanales existentes para evaluar en su justa dimensión de que tamaño es el esfuerzo pesquero que se viene aplicando sobre el ecosistema marino peruano y cual es el límite.

El interés nacional, entendido como la defensa del bien común, impone cuidar los recursos pesqueros para las generaciones futuras y que le den a la sociedad una adecuada participación en las ganancias que obtienen quienes se ven beneficiados por una concesión de explotación de un bien común patrimonio de toda la nación.

Es necesario analizar la problemáticas del manejo sostenible de los recursos pesqueros en el marco de una visión de la globalización, un escenario cualitativamente diferente al de épocas pasadas, debido, básicamente, a la presencia de fenómenos de deterioro del medio ambiente, degradación de los recursos naturales renovables y no renovables y crecimiento de la población, a lo que se suma el interés de las grandes potencias y los conglomerados multinacionales por hacerse con el control geoestratégico de regiones abundantes en recursos.

La protección de nuestros recursos solo pueden materializarse a partir de la existencia de planes de largo plazo. Al mismo tiempo que reestructure la participación del país en la rentabilidad del negocio en una proporción justa, que compense el impacto que la explotación de los recursos pesqueros causa sobre el ecosistema y sobre el ambiente

Se necesita fomentar mediante la educación, una auténtica conciencia de cultura pesquera y de sostenibilidad ambiental.

Este estado de conciencia social es crucial ya que, solo a partir de la existencia de una planificación integrada sobre la base de un diagnóstico realista, se podrá proteger efectivamente el potencial pesquero que posee el país.



"El presupuesto debe equilibrarse, el Tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada y controlada, y la ayuda a otros países debe eliminarse para que Roma no vaya a la bancarrota. La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa del Estado".


CITA DE MARCUS TULIUS CICERON (año 55 antes de Cristo)

martes, 22 de diciembre de 2009

Indice de contenidos de las ediciones del año 2009

EDICION ENERO FEBRERO
Editorial
Comercio responsable y seguridad alimentaria
Tallas mínimas de captura
Estadística
Daniel Pauly y la Pesquería Sustentable
Entrevista: Ing Kalen Su y el Proyecto PROPESCA
El ecosistema de Humboldt, Fao, el IRD e Imarpe
Taisun, La industria de piel de pescado
La Oceanografía en el Perú I
¿Sabía Usted que?
El código de conducta para la pesca responsable II
Derecho del mar, el recalentamiento de la atmósfera II
Necesidad de la seguridad social y de pensiones en la actividad pesquera
Fertilización Insostenible Oceánica.Parte I
Misceláneos
Noticias destacadas
Viaje al Gran Azul

EDICION MARZO ABRIL
Editorial
Estadísticas
Y después de La Haya ¿qué?
El Niño en la segunda mitad de la Oceanografía del siglo XX
El Código de Conducta para la Pesca Responsable III
El recalentamiento de la atmósfera III
Fertilización Insostenible Oceánica II
Envases flexibles retortables
El enfoque ecosistémico según FAO
Adaptando la empresa a las megatendencias
Monstruo de basura plástica crece en el Pacífico
Alvarenga, una reserva para el futuro
Noticias destacadas
Harina y aceite de pescado: la evolución
Creando capacidades
Hacia el ecoetiquetado

EDICION MAYO JUNIO
Editorial
Estadísticas
La alimentación de los peces, enfoque ecosistémico
El Código de Conducta para la Pesca Responsable IV
Día Mundial de los Océanos
El impacto nutricional del consumo de pescado
Océanos la sombra del hombre I
El recalentamiento de la atmósfera IV
Procesamiento y calidad de control en anchoas I
Envases flexibles retortables II
Degradación de Océanos y cambio climático
La difícil pesca de ilusiones
Día Mundial del Medio Ambiente
La acuicultura y su dependencia de la harina de pescado
Fin de la carrera olímpica

EDICION JULIO AGOSTO
Editorial
Estadísticas
Más allá del potencial pesquero
Distribución y extracción del camarón de río
Palabras de un camarón
Procesamiento y control de calidad de anchoas II
Océanos, la sombra del hombre II
Extractos de una entrevista a Daniel Pauly
Anchoveta, opción para la alimentación mundial
El caviar
2008 El año de la pota
Podemos reemplazar la harina y aceite de pescado en los Alimentos acuícolas

EDICION SETIEMBRE OCTUBRE
Editorial
Estadísticas
La introducción de regalías
Conclusiones de la cumbre mundial sobre sostenibilidad
Nuevo escenario para la vida en los océanos
Océanos: La sombra del hombre III
El mar se ha convertido en un gigantesco vertedero
Procesamiento y control de calidad de anchoas III
Creando capacidades
Inversión extranjera en el Perú
La ONU contra la pesca ilegal
La sardina peruana se abre mercado
Acuicultura de peces marinos ¿es posible en Perú?

EDICION NOVIEMBRE DICIEMBRE
Editorial
La Pesquería de arrastre en el mundo
Un nuevo tratado para controlar la pesca ilegal
La Desinformación y la Información
El Canon Pesquero
El Plan Educativo Estratégico del FONDEPES
Proyecto Pesca Responsable
El jurel
La pesquería de arrastre en el Perú
Efectos del DL 1084 en la flota cerquera
Las cuotas de captura de anchoveta
El Jurel y la ORP del Pacífico Sur
Exportaciones de conchas de abanico al alza
Motores marinos y embarcaciones de fibra
Centro de entrenamiento Pesquero La Puntilla
El Puerto de Paita
APEC 2010
La pesca deportiva en el Perú

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Impacto nutricional del consumo de pescado en la población (edicion may jun 09)

Impacto nutricional del consumo de pescado en la población


Carlos Valderrama

El Perú se caracteriza por ser un gran consumidor de carne de pollo y res en comparación con la carne de pescado, siendo esta última más beneficiosa para la salud en comparación con otras carnes, pues contribuye a reducir los riesgos cardiovasculares y la obesidad. Así, en el 2008 mientras las ventas internas de productos pesqueros de consumo humano directo apenas crecieron 0,5%, las ventas internas de carne de ave avanzaron 7,6%, lo cual refleja que el gobierno tiene que promocionar con mayor firmeza los beneficios del consumo de pescado, pues es un recurso abundante en el litoral peruano, que dándole valor agregado será el arma para combatir la desnutrición y mejor la salud de la población.

El incremento de jurel a la oferta para el consumo de la población, en especial la de bajos ingresos, mejora sensiblemente la nutrición, en especial la de los niños y madres gestantes. El déficit alimentario actual genera una niñez mal nutrida que está en poca disposición de aprender en el colegio, y las madres gestantes alumbran niños con igual limitación. Por ello es vital el incremento de la oferta de pescado barato para contribuir al mejoramiento de la alimentación popular.

Lo ideal es consumir pescado por lo menos dos veces por semana, pues contiene proteínas, ácidos grasos omega 3, vitaminas y minerales. Las proteínas sirven para construir y reparar los órganos y tejidos del cuerpo durante toda la etapa de la vida, en especial durante el crecimiento. Además son esenciales para formar defensas contra las enfermedades.

No todos los pescados son iguales. Algunos tienen menos del 3% de grasa, a los que se denomina pescados magros o blancos, como la merluza, el congrio, la corvina y el lenguado. A los que contienen sobre el 3% de grasa se les denomina grasos o azules. Entre estos esta la cojinova, anchoveta, atún, jurel y salmón.

Es recomendable consumir pescados como el jurel que ayudan a cubrir nuestras necesidades de EPA (ácido elcosapentaenoico) que ayuda a disminuir el colesterol en la sangre y ayuda a prevenir la formación de coágulos en las arterias; como de DHA (acido docosaexahenoico) esencial para el desarrollo del sistema nervioso, el cerebro y la visión del niño desde su gestación.

Las ventajas superiores del pescado congelado

Los congelados de productos pesqueros son más ventajosos que el producto en fresco, debido a su mayor facilidad para su comercialización y porque se preservan mejor los nutrientes. Si bien la industria ha invertido en puntos de congelados en el 2008, aún falta instalar más puntos de congelados especialmente en la sierra. Otra ventaja de los congelados es que conserva tanto el alto valor biológico de sus proteínas, como la cantidad de ácidos grasos insaturados, entre ellos el omega-3, las vitaminas y los minerales.

El Perú carece de una flota especializada en la captura de jurel, y de embarcaciones con un adecuado sistema de frío, sin embargo con la reciente reglamentada Ley de Límites Máximos de Captura por Embarcación se espera que dicho panorama cambie y la industria reconvierta su flota de consumo industrial hacia la de consumo humano directo, incidiendo positivamente en la extracción de pelágicos menores para el consumo humano.

Harina y aceite de pescado: la evolución imprevisible a largo plazo (edicion mar abr 09)

Harina y aceite de pescado: la evolución imprevisible a largo plazo


Fuente. SOFIA 2008

El precio mundial de la harina de pescado se mantuvo entre 500 USD y 700 USD por tonelada en el período 2000–2005. En 2006, alcanzó un valor de 1 400 USD. Desde entonces se ha mantenido por encima de 1 000 USD por tonelada. El precio del aceite de pescado ha aumentado también de forma extraordinaria. ¿Continuarán estas tendencias?

Estos precios son consecuencia de la interacción entre la demanda de harina y aceite de pescado (en especial por parte de los mercados de la acuicultura y la ganadería de todos los rincones del planeta) y el suministro de pescado como materia prima. La materia prima es suministrada por grandes pesquerías especializadas y por otras pesquerías que aportan unas capturas no objetivo retenidas. Estas pesquerías se encuentran en todos los océanos principales.

Se están produciendo muchos cambios tanto en el mercado de la harina como en el del aceite de pescado. La parte de la harina y el aceite de pescado que se destina a la acuicultura ha venido aumentando. En 2006, este sector absorbió el 56,0% y el 87%, respectivamente, de los suministros mundiales. Los productores de alimento para peces y camarones, que han visto aumentar sus costos de producción, están intentando evitar su dependencia de la harina de pescado. Se han conseguido algunos éxitos (por ejemplo la alimentación de los salmones contiene en la actualidad un 30% de harina de pescado en vez del 50% que contenía hace algunos años).1 Sin embargo, dada la tecnología disponible para la alimentación de peces y camarones, adaptada a las exigencias comerciales, la demanda de harina de pescado para la acuicultura aumentará en el futuro próximo. A más largo plazo, la demanda dependerá del éxito que tenga la investigación científica en la reducción del uso de harina de pescado en el alimento para peces y camarones. El mercado mundial estará condicionado también por la demanda futura por parte del sector ganadero y otros sectores que la emplean.

El suministro de materias primas para la elaboración de la harina de pescado ha fluctuado siempre. Las variaciones que se producen en las condiciones oceánicas en la costa del Perú y en aguas más alejadas de la costa hacen que, en cada temporada de capturas, se produzcan diferencias de volumen de los desembarques de anchoveta de más de un 30% respecto a la temporada anterior. Por ejemplo, en el año de El Niño de 1998, la producción de anchoveta fue de 1,2 millones de toneladas (5,3 millones de toneladas en 1997). Los 8,6 millones de toneladas de 2002 se redujeron a 5,3 millones de toneladas en 2003 (estadísticas de FISHSTAT). Aunque las variaciones interestacionales pueden no ser tan drásticas en otras pesquerías que suministran materias primas a las plantas de elaboración de harina de pescado, los volúmenes de producción mundial de ésta han fluctuado entre 5 y 7 millones de toneladas, con independencia de las variaciones de la demanda del producto final (estadísticas de FISHSTAT).

Sin embargo, no es tan sólo la variabilidad oceanográfica la que afecta a los suministros de pescado para la producción de harina y aceite de pescado.

También influye la competencia de otros usos del pescado. En el futuro inmediato, es posible que se produzca un aumento de los suministros, como consecuencia del aumento de los ingresos de las plantas de elaboración de harina de pescado. Tras el aumento del precio mundial de la harina de pescado, estas plantas pueden pagar precios muy superiores a los 100 USD por tonelada de materia prima, lo cual hubiera sido impensable para la mayoría de ellas no hace mucho. En el futuro inmediato, esto conducirá a una pesca más intensiva de poblaciones de peces que están siendo ya explotadas para la producción de harina de pescado, así como la pesca de poblaciones no utilizadas anteriormente para este fin. En los lugares en los que las especies pelágicas pequeñas y diversas especies que actualmente no son objetivo de esta pesca constituyen el alimento de la población pobre, la presión para aumentar la producción de harina de pescado creará una controversia considerable. Habrá quien argumente que, en vez de utilizar el pescado para producir harina de pescado, debería destinarse una parte más importante al consumo humano. Estos debates se resolverán a través de procesos políticos, cuyos resultados son prácticamente imposibles de prever.

1 M. Klinkhardt. 2007. The blue revolution – feed alternatives for aquaculture. En FAO. Global

Trade Conference on Aquaculture, 29–31 May 2007, Qingdao, China, editado por R. Arthur y

J. Nierentz. Actas de la pesca de la FAO N.o 9. Roma.

Necesidad de la seguridad social y de pensiones en la actividad pesquera (edicion ene feb 09)

Necesidad de la seguridad social y de pensiones en la actividad pesquera


Fernando Alvarado Pereda, Ingeniero Pesquero

La actividad pesquera de nuestro país ocupa un lugar relevante en el mundo, que ha sido logrado por el esfuerzo del sector privado y de ciento de miles de pescadores que día a día se hacen a la mar para extraer sus riqueza en beneficio de la alimentación de nuestra población y de otras actividades industriales que sustentan un mercado de exportación en los distintos rubros, por lo que nuestro país percibe un ingreso importante de divisas. A manera de referencia, en los últimos 58 años (1950-2007), la actividad pesquera ha generado alrededor de US$ 26,794 millones de dólares, por concepto de exportaciones en valores FOB, de los cuales el 79.7% (US$ 21,346 millones) corresponden a productos tradicionales y el 20.3% (US$ 5,447 millones) a productos no tradicionales.


Nunca estuvo exenta de peligros y sigue creciendo el número ya elevado de tripulantes que han perdido la vida en el desempeño de su labor. Estas lamentables pérdidas vienen siendo menos frecuentes que hace sólo unas pocas generaciones, pero ningún adelanto técnico puede eliminar por completo la amenaza que las fuerzas del mar y otros peligros naturales presentan a la tripulación. Tampoco es posible excluir el error humano, ni hacer que las herramientas propias del oficio del pescador (embarcaciones, equipos y aparejos de pesca) sean totalmente seguras.

La flota pesquera artesanal reporta frecuentemente pérdidas de embarcaciones en la mar por falta de instrumentos de navegación, desperfectos mecánicos en sus motores y radio balizas de emergencia. Los buzos que realizan trabajos mediante el buceo con compresora, frecuentemente sufren de problemas de descompresión y de deterioro de su salud por falta de capacitación en esta riesgosa actividad. Se tienen referencias de accidentes en las actividades extractivas de la flota industrial a causa de hundimientos de embarcaciones por exceso de captura en sus bodegas, encallamientos por pescar en zonas muy cercanas a la playa (prohibidas) con poca profundidad y por errores humanos en cuanto a navegación. A esto se suma que éstas pérdidas y daños no pueden ser cuantificados periódicamente, debido a que el Perú, no cuenta con una estadística oficial que sea de conocimiento público, emitida por las autoridades competentes, que señale los diversos tipos de siniestralidad laboral en el sector pesquero en general.

Si analizamos este mercado laboral, tenemos que según cifras de la ENEPA II, para el año 2007, el sector pesca reportó una Población Económicamente Activa (PEA) de 145,232 trabajadores, de los cuales el rubro extracción representa el 58%, procesamiento el 19.3%, acuicultura 6.2% y por último las actividades conexas con el 16.6%. El mismo documento reporta que la población laboral en los últimos 8 años se ha visto incrementada en 23,603 trabajadores, desde 1999, de los 121,629 pescadores (19.4% de incremento).

La pesca industrial cuenta con el sistema de seguridad social de salud que le brinda Es Salud así como la Caja de Beneficios y Seguridad Social del Pescador-CBSSP, que inició sus operaciones con el otorgamiento de beneficios sociales en vacaciones y cese de la actividad pesquera, incrementando posteriormente en sus servicios el pago de pensiones con el fondo de jubilación, gratificación y las prestaciones de salud.

En cuanto a la Seguridad Social para el pescador y procesador artesanal independiente, se regulan por la Ley 27177 que los incorpora a los pescadores artesanales independientes del mar y de los recursos hidrobiológicos continentales y a los procesadores pesqueros artesanales independientes, sin embargo sólo el 3% de la población artesanal cuenta con este beneficio. Según cifras de ESSALUD para el 2007, se registró un total de 1,027 pescadores artesanales asegurados declarados, de los cuales 25 pertenecen a las Organizaciones Sociales de Pescadores Artesanales con integrantes asegurados, 813 integrantes acreditados y 214 integrantes no registrados en PDT SUNAT. Por otro lado la Dirección General de Pesca Artesanal, reportó que el número de afiliados al Seguro de Vida se ha venido incrementando, así tenemos que para el año 2006 se registró 1,858; el 2007 se registró 2,675 y hasta junio del 2008 se registraron 3,452 afiliaciones.


Adicionalmente, los pescadores cuentan con el Seguro Complementario de Trabajo de Riesgo creado por la Ley 26790 que les brinda cobertura de salud, cobertura de invalidez y sepelio, siempre y cuando cuenten con un contrato laboral (el 13% de la población artesanal cuenta con contrato de trabajo, el 87% es informal y sólo el 3% del total tienen cobertura de seguridad social; para el caso de los pescadores industriales, alrededor del 40% no cuentan con un contrato laboral).

Respecto al Sistema Público de Pensiones en Perú, éste opera actualmente bajo el esquema paralelo en el que coexisten básicamente dos sistemas: 1) El sistema Público de Pensiones y, 2) y el Sistema Privado de Pensiones (SPP). Ambos sistemas están orientados a satisfacer las necesidades del individuo y su familia cuando llegue a la etapa de la vejez, o si es que con anterioridad sufre una invalidez o fallecimiento, otorgando protección a sus beneficiarios. Cabe señalar que mediante Decreto Supremo Nº 019-2007-Produce, en los incisos a) y b) del Artículo 1º, el Ministerio de la Producción decreta que para que se otorgue la autorización de zarpe, se debe acreditar el cumplimiento de la Póliza de Seguro de Vida vigente a favor de los tripulantes; y, la constancia de pago del Seguro Complementario de Trabajo de Riesgo.

El trabajo del pescador está catalogado como de “alto riesgo”. La actividad pesquera, es una de las más riesgosas de mundo debido a que se llevan a cabo en un entorno a menudo hostil, salvo condiciones meteorológicas excepcionales, las embarcaciones pesqueras están constantemente sometidas al vaivén del medio marino. Cuando hay mar gruesa, este movimiento puede alcanzar proporciones extremas e imprevisibles. En cubierta, los pescadores están expuestos a la intemperie y los embates del mar, así como a los riesgos propios de las artes de pesca y otros aparejos, y a menudo a los de la captura misma. El riesgo de accidentes a bordo es inherente a la naturaleza de las operaciones de pesca.

Estos riesgos hacen necesario otorgarle todas las garantías y facilidades para el cumplimiento de las exigencias que los programas de seguridad de la vida humana en el mar lo requieran. Arriba se ha señalado los bajos porcentajes de pescadores que cuentan con un sistema pensionario, de salud o que laboran bajo un contrato laboral adecuado, razón por la cual se deben realizar los esfuerzos necesarios en aras de que realicen su trabajo dentro de un ambiente laboral seguro y decente.


lunes, 7 de diciembre de 2009

ACUICULTURA DE PECES MARINOS: ¿ES POSIBLE EN EL PERÚ? (edición set oct 09)

ACUICULTURA DE PECES MARINOS: ¿ES POSIBLE EN EL PERÚ?


Por José Rainuzzo Ph D
SINTEF Pesca y Acuicultura
Noruega

Después de muchos años de haber estudiado las posibilidades de tener una acuicultura de peces marinos en el Perú y al mismo tiempo de haber participado en múltiples reuniones a todo nivel, sea científico, técnico, político y de negocios pienso que el desarrollo de una acuicultura de peces marinos es una tarea mucho mas compleja de lo que al principio imagine. Quisiera en este artículo poder hacer una descripción de las barreras que pienso existen en la actualidad que impiden que la acuicultura de peces marinos sea una actividad comercial rentable en el Perú.

¿Hay suficiente nivel científico/técnico en el Perú para poder desarrollar este tipo de acuicultura?

Pienso que primero debemos aclarar ciertos puntos. Desde el punto de vista técnico/científico no es lo mismo cultivar peces de agua dulce (ríos y lagos) que cultivar peces marinos. En el Perú tampoco será lo mismo crear o implementar una tecnología para cultivar peces de la Selva que hacerlo para peces de nuestra Sierra o para peces marinos de nuestra costa.

Para desarrollar el cultivo de peces marinos en el Perú necesitamos en realidad expertos de muchas áreas como biología, ingeniería (sanitaria, civil, acuícola, pesquera, alimenticia), bioquímica, veterinarios, administradores, economistas, contadores y en fin muchos expertos mas que son necesarios para esta tarea. Lo más importante será que estos profesionales puedan trabajar en grupo con objetivos claros y definidos.

¿Existe en el Perú el nivel necesario para poder cultivar y producir peces marinos con éxito? La respuesta no es sencilla pero si habría que dar una respuesta yo diría que para algunas de especies de peces marinos si existe el nivel necesario con los profesionales que contamos pero problemas de integración y de organización impiden que estos profesionales se unan y colaboren para lograr un objetivo común. No estoy para nada tocando el tema económico que podría ser unos muchos proyectos el factor limitante. Aquí simplemente estoy discutiendo el nivel científico/técnico de los profesionales necesarios para emprender esta tarea.

Lo mas probable entonces es que tengamos en el Perú los profesionales necesarios para esta actividad pero entonces estas no están agrupados en proyectos comunes que puede ser que ni siquiera existan pero ¿quienes son los responsables de agrupar a estos profesionales?

Institutos, universidades, industria y autoridades responsables del sector

Los institutos, universidades y aun la industria están limitados por diversos factores mayormente de índole económica para poder desarrollar proyectos de investigación que sirvan de base a la industria a que apueste por una actividad acuícola de peces marinos. Institutos como IMARPE, FONDEPES y las universidades peruanas con programas de pesquería y acuicultura aparentemente no dan prioridad al desarrollo de una acuicultura de peces marinos en el Perú y es que en realidad dada la riqueza del mar peruano hay muchas otras actividades dentro de la investigación marina que captan en el interés de estas instituciones. Pienso que en el Perú hace falta un Instituto tecnológico de la Acuicultura que pueda desarrollar la tecnología necesaria que se necesita para estas actividades. La industria no se podrá desarrollar sin el apoyo científico técnico de institutos especializados

Política necesaria en el sector

Muchas leyes y dispositivos legales se dan a veces sin tener contacto con la realidad. La realidad puede ser muy diferente a lo que los responsables políticos del sector piensan. A veces simplemente se copian leyes y disposiciones de otros países con realidades diferentes. Esto a mi parecer ha sucedido y puede seguir sucediendo en el Perú si es que se toma contacto real con los problemas de esta actividad.

Una ley de acuicultura es importante pero esta deberá no solo reglamentar la actividad sino también promoverla en forma real. Pienso que desde que la acuicultura es una actividad naciente debería haber ciertas ventajas para el inversionista.

Si el inversionista no gana dinero en esta actividad pues simplemente se dedicara a una actividad mucho mas rentable.

Acuicultura Social y Acuicultura comercial

Muchas veces no se entiende bien de que se trata la acuicultura. Para muchos la acuicultura es una actividad que deberá servir para asegurar que la población pueda disponer de un alimento siempre accesible a la mayoría y que podría ser manejado por comunidades pesqueras ya sea de carácter familiar o de pequeñas cooperativas. Esto es lo que muchos llaman una acuicultura social. Para otros sin embargo la acuicultura es una actividad comercial y que como toda empresa privada debe obtener beneficios económicos. Este tipo de acuicultura busca tecnificarse para poder lograr producir la mayor cantidad de peces que el mercado nacional e internacional pueda absorber y se maneja como cualquier empresa de carácter privado.

Ahora bien una acuicultura de carácter social podrá muchas veces desarrollarse y tecnificarse de modo de obtener una gran rentabilidad y pasara a convertirse en una acuicultura netamente comercial.

La acuicultura netamente comercial va a buscar tener el éxito económico en el menor tiempo posible sin embargo en una actividad como es al acuicultura este pensamiento podría ser contraproducente pues la acuicultura es un negocio que lleva tiempo y mucho esfuerzo de desarrollar. Deben entonces los empresarios que se dediquen a esta actividad conocer realmente de lo que se trata y apoyar también el desarrollo de otras empresas acuícola pues mientras mas empresas privadas se dediquen a esta actividad mayores posibilidades de éxitos tendrán.


¿Debemos apostar por las especies locales?

En muchos países se eligen especies foráneas para empezar a desarrollar su tecnología de peces marinos. Esto con la idea de comprar paquetes tecnológicos completos. Sin embargo esto paquetes tecnológicos nunca puede ser completos desde

Planes Nacionales

Sin planes nacionales es muy difícil lograr cultivar peces marinos en un país como el Perú. No solamente existe el aspecto económico que ya en si es una gran barrera sino también tenemos la limitación de los aspectos científicos/técnicos/ comerciales que son de tal envergadura que una sola institución aislada tendría muchos problemas para tener éxito en esta actividad. Se necesita entonces la unión de institutos, universidades, empresa privada, que deberán tener el apoyo político y económico del Estado. Un plan nacional de colaboración deberá ser carácter multidisciplinario con una meta clara y donde el éxito final será de todos y no de una sola institución o empresa.

A continuación algunas de las ideas generales de un plan nacional de un pez marino deberían tener:

El plan debe hacerse con fines científicos y comerciales con objetivos claros y sujetos a ser evaluados a corto, mediano y largo plazo

En el plan deben participar entidades científicas publicas y privadas, Universidades e Industria que en forma coordinada colaboraran estrechamente para lograr los objetivos del plan

Es importante la determinación de roles de los participantes y su permanencia en el Plan Nacional dependerá del cumplimiento de sus responsabilidades asumidas al empezar sus actividades

El Plan Nacional deberá tener un presupuesto que podrá venir de fondos públicos y privados, nacionales e internacionales.

El plan Nacional deberá tener un directorio integrado por personalidades previamente designadas.

El Plan Nacional deberá tener un equipo de investigación integrado por representantes de los diversos organismos que harán la investigación científica/ industrial.

El Plan Nacional será evaluado cada ano interna y externamente

El Plan Nacional incentivara la publicación de resultados científicos siempre y cuando esto no perjudique a las empresas industriales que podrán mantener siempre su derecho de mantener confidencialidad en algunos aspectos de su proceso de producción

El éxito del Plan Nacional dependerá del trabajo en conjunto de las instituciones participantes y servirá de modelo para futuros planes con otras especies marina para su cultivo acuícola.

Ahora bien en que especies deberíamos pensar para un plan nacional de cultivo. Primeramente debemos pensar en especies que ya tenemos algún desarrollo, de gran aceptaron local y de buen precio en el mercado Especies como el mero, lenguado y corvina (figuras 1,2 3) se perfilan como grandes candidatos. Posiblemente de estas 3 especies sea el lenguado el de mayor probabilidad aun considerando que por experiencias en Chile con esta especie se conoce que es de un crecimiento muy lento y podría desalentar a empresarios que desean un retorno de dinero rápido. Sin embargo las condiciones peruanas de un cultivo del lenguado podrían ser mucho mejores que las condiciones que tiene Chile para su cultivo.

Para concluir este artículo pienso que la tarea de cultivar peces marinos en el Perú con rentabilidad comercial es posible pero llevara mucho tiempo sino hay una voluntad de trabajar juntos de los institutos estatales, privados, universidades, empresa privada y responsables políticos del sector que pueda acortar el tiempo que demanda esta clase de actividad.

NUEVOS TIEMPOS: NUEVAS PROPUESTAS (edición set oct 09)

NUEVOS TIEMPOS: NUEVAS PROPUESTAS


CREANDO CAPACIDADES

Mg. Freddy William Castillo Palacios. FONDEPES.

Al concluir el proceso de fusión del Centro de Entrenamiento Pesquero de Paita con el Fondo Nacional de Desarrollo Pesquero a través de la R.M. N° 669-2008-PRODUCE del 29 de Agosto del 2008, se hizo imperativo formular un Proyecto Educativo Estratégico que permitiese ejecutar las actividades académicas con un nuevo enfoque, con el objetivo principal de mejorar la competitividad del recurso humano ligado a la pesca, acuicultura y comercialización de productos hidrobiológicos, en el marco de la pesca responsable, el cambio climático global, la reducción de la contaminación, la seguridad alimentaria, la política sectorial y los puntos de agenda del Plan de Acción de Bali.

Este nuevo proyecto, aprobado por el Consejo Directivo en diciembre del 2008 constituye un modelo de corto y mediano plazo, conceptos que por primera vez se introducen en el área de capacitación del Sector Pesquero y fue diseñado y propuesto por la Unidad de Capacitación del Fondepes Sede Paita (ex CEP Paita). La experiencia y calidad de sus profesionales con 20 años de experiencia ha generado un producto inédito cuyos resultados se verán en la generación de nuevas capacidades y en el énfasis colocado en la creación de microempresas organizadas en base al pescador artesanal y su familia. Este tema es concordante con la política sectorial diseñada por el Ministerio de la Producción

En los últimos treinta años el escenario pesquero ha cambiado radicalmente en cantidad, ámbito, métodos y normatividad. Los indicadores lo evidencian: menores volúmenes y menores tallas en las capturas, los pescadores costeros se han convertido en pescadores de altura o proveedores de la industria harinera, los botes y aparejos artesanales tradicionales se han reconvertido y mecanizado, la capacidad de bodega y el esfuerzo pesquero se multiplica, el número de partícipes aumenta, las temporadas de pesca exitosa se acortan, entre otros.

Los pescadores y trabajadores del sector pesquero deben ser convertidos en contribuyentes del cuidado del medio ambiente y del recurso pesquero, generadores de valor agregado orientados a la creación de cadenas productivas y microempresas que gestionen cadenas de distribución de sus productos por la mayoría de las provincias del país.

Aspectos como pesca responsable, pesquerías sustentables, calidad e inocuidad de los productos, contaminación y seguridad alimentaria constituyen conceptos que los cursos de formación de la institución incorporan en el nuevo enfoque educativo, los cuales deben ser incorporados en el diario quehacer del pescador y la comunidad pesquera.

El Proyecto Educativo Estratégico (PEE), tiene como finalidad responder a las exigencias de un mercado laboral y de servicios en constante evolución, considerando además el contexto global contemporáneo que incorpora compromisos internacionales como el Plan de Acción de Bali, en atención a la necesidad de conservación y del manejo sustentable de los recursos marinos así como la pesca y prácticas de acuicultura responsables, incluyendo una administración mejorada, cumplimiento y monitoreo de normas, el uso de la mejor ciencia y tecnología disponibles, así como la necesidad de generar capacidades y la transferencia tecnológica. Cobra importancia especial la formación de microempresas dentro del marco de política del sector Producción, tema al cual el PEE otorga especial atención.

Confiamos en que la implementación del PEE en sus distintas etapas permita a FONDEPES estar a la altura de los desafíos que el contexto pesquero contemporáneo exigen, en un mundo de cambios e innovaciones necesarias e impostergables.

“CONVERTIR AL PESCADOR ARTESANAL DE RECOLECTOR DE MATERIAS PRIMAS EN COMERCIALIZADOR DE PRODUCTOS HIDROBIOLOGICOS CON VALOR AGREGADO”

El 2008 fue el año de la pota (edición Julio Agosto 09)

El 2008 fue el año de la pota


Maximixe Consult
La pota es el recurso hidrobiológico más usado para consumo humano directo, y después de la anchoveta es el recurso más abundante en las costas del litoral peruano, en el 2008 se extrajeron en total 484,7 mil TM de pota (13,4% más que en el 2008). La pota es el principal recurso para la industria de congelados, en el 2008 se destinaron 346,3 miles de TM para dicha industria, 17,6% más que en el 2007, y tuvo una participación de 57,1% en dicho rubro. A mayo del 2009, según datos del Ministerio de la Producción, los desembarques de pota destinados a la industria de congelados alcanzaron 143,1 miles de TM, 29,1% menos que en igual período del 2008, ello como resultado de una menor disponibilidad del recurso.

Los productos exportables de pota son: pota congelada, pota preparada y harina de pota. En conjunto, en el 2008 las exportaciones de pota alcanzaron US$ 227,1 millones, 62,5% más que en el 2007, destacando el crecimiento de preparados de pota que totalizaron US$ 94,1 millones, avanzando 99,1% respecto del 2007 y de los congelados de pota que en dicho año crecieron 52,1% llegando a US$ 118,4 millones, en tanto que los envíos de harina de pota tan solo crecieron 4,9% alcanzando US$ 14,6 millones. En el caso de los preparados de pota el crecimiento explosivo estuvo sustentado en la mayor demanda en sus principales mercados como Italia (más de 900% de crecimiento), Japón (344%), Corea del Sur (102,9%), China (97,4%) y Alemania (76,6%). En tanto que el avance de los envíos de congelados de pota fue resultado de la expansión de las compras de China (82,3% de crecimiento en el 2008), EE UU (82,2%), Rusia (65,3%), Filipinas (66,6%), España (64,7%) y Japón (54,0%). El crecimiento de la pota para consumo humano directo se está viendo favorecida por su mejor relación-precio-calidad, además que es muy nutritiva, asimismo la diversificación de la oferta y el mayor valor agregado de la misma está impulsando su consumo.

Las exportaciones peruanas de los preparados de pota están altamente concentradas en China (72% de participación en las exportaciones del 2008) y Corea del Sur (16,0%), pero se está observando un gran dinamismo en mercados europeos como Bélgica, Italia, Francia y Alemania, aunque la oferta hacia dichos países aún es pequeña, asimismo los mercados asiáticos también está creciendo fuertemente, ello gracias a la cada vez mayor aceptación del producto peruano.

En cambio las exportaciones de congelados de pota están más diversificadas, y en el 2008 se exportó a 47 destinos, concentrando sus 6 primeros mercados (España, China, Japón, Corea del Sur, Italia y Rusia) el 79,9% de la oferta peruana. Asimismo, se observa un gran dinamismo en plazas como Ecuador (más de 400% de crecimiento), Uruguay (279,0), Egipto (217,3%), Tailandia (163,0%), Ucrania (160,3%) y Venezuela (131,3%).

¿Como van las exportaciones de pota al primer semestre del 2009?

Al primer semestre del 2009, según cifras preliminares de Aduanas, las exportaciones de congelados de pota cayeron 21,2%, ello por el efecto precio, pues en volumen los envíos solo disminuyeron 8,5%. Si bien por un lado, algunos países han disminuido su demanda, entre ellos algunos de sus principales demandantes como España (51,4% de caída en el valor exportado respecto del primer semestre del 2008), Rusia (-67,6%), Italia (42,7%), China (-24,0%) y Japón (-11,6%), por otro lado otros plazas como Ecuador (más de 2.000% de crecimiento), Venezuela (1.104,3%), Taiwán (1.001,9%), Nueva Zelanda (377,9%) y Corea del Sur (10,7%) han intensificado su demanda, aprovechando la mejor relación precio calidad de la pota respecto del calamar y la competitividad del producto peruano. A Ecuador se envía principalmente, recorte y rejos de pota, mientras que Venezuela prefiere los tentáculos de pota, y la oferta a Taiwán es diversa pasando de los filetes de pota, hasta los tentáculos, y aleta de pota congelada.

Por su parte, las exportaciones de preparados de pota, en la primera parte del 2009 disminuyeron 18,7% en valor, pero en volumen crecieron 2,5%, ello como resultado de la caída en su precio promedio de exportación, que en dicho período de análisis cayó 20,7%. A pesar que la demanda cayó en destinos como China, Italia, Alemania o EE UU, la buena performance del consumo del producto en plazas como Taiwán (197,4%), Rusia (65,2%) y Corea del Sur (39,0%) impulsó al alza el volumen de las exportaciones de preparados de pota.

Si bien, existe una menor demanda de los principales compradores tanto de pota preparada como congelada, la diversificación de la oferta y la investigación para desarrollar productos con mayor valor

agregado, sumado a la cada vez mayor preferencia y mayor participación en mercados europeos, asiáticos y de América favorecerá el crecimiento de las exportaciones de pota en los subsiguientes años. Sin embargo, la industria deberá resolver ciertos cuellos de botella para volverse más competitiva, como la obtención de una flota especializada en la captura del cefalópodo, para que cuando el recurso se encuentre alejado de la costa las naves puedan salir sin dificultades a su captura y así garantizar el pleno abastecimiento del recurso para la industria. Si bien se está diversificando la oferta, se debe invertir mucho más en investigación para sacar al mercado productos con alto valor agregado y que satisfaga los diversos paladares y expectativas de los consumidores del mundo. Teniendo el consumo mundial al cada vez mayor consumo de productos saludables y que son de fácil y rápida preparación como los congelados y preparaciones de pota, la pota se perfila como uno de los productos pesqueros peruanos con grandes expectativas de crecimiento. Y para finalizar, el gobierno debe incentivar, con la misma intensidad que incentiva el consumo de conservas de anchoveta el consumo de congelados y preparados de pota para solucionar el déficit calórico y mejorar la nutrición a nivel nacional.


CONSIDERACIONES ACERCA DE LA DISTRIBUCIÓN Y EXTRACCIÓN DEL RECURSO “camarón” EN RÍOS DE LA COSTA PERUANA (edicion julio agosto 09)

INSTITUTO DEL MAR DEL PERÚ MSc. Victor Yépez Pinillos

DIRECCIÓN DE INVESTIGACIONES EN ACUICULTURA Director de Investigaciones en Acuicultura
GESTIÓN COSTERA Y AGUAS CONTINENTALES Gestión Costera y Aguas Continentales

CONSIDERACIONES ACERCA DE LA DISTRIBUCIÓN Y EXTRACCIÓN DEL RECURSO “camarón” EN RÍOS DE LA COSTA PERUANA

ANTECEDENTES

Los crustáceos denominados “camarón de río”, de la especie Cryphiops caementarius y varias otras del género Macrobrachium, como M. americanum, M. inca, M. gallus (Caridea, Palaemonidae), representan el grupo faunístico de mayor interés pesquero en los ríos de la costa del Perú.

En efecto, el “camarón de río” constituye el único recurso hidrobiológico de los ríos costeros peruanos que soporta una pesquería comercial, aunque ella es de tipo artesanal y centrada fundamentalmente en la extracción de Cryphiops caementarius en tres ríos de la costa sur: Ocoña, Majes-Camaná y Tambo.

Realizada desde las civilizaciones pre hispánicas, esta pesquería ha mostrado, especialmente en las dos últimas décadas, un significativo descenso en sus volúmenes de captura respecto a sus máximos históricos; lo cual ha devenido en un problema socio económico en las zonas donde su ejecución es trascendente.

Esfuerzos sectoriales para intentar corregir dicha situación se remontan a la década de los años 70, cuando el ex Ministerio de Pesquería encargó al Instituto del Mar del Perú realizar investigaciones en relación con el problema, con la finalidad de determinar las causas de la disminución y las alternativas de solución.

Los estudios mostraron que el amplio uso del agua de los ríos con fines agrícolas y de generación de energía hidroeléctrica era, en ese momento, la principal causa de la disminución de las poblaciones silvestres (Viacava et. al., 1978).

En la actualidad el recurso es casi inexistente en los ríos de escaso ó irregular caudal de la vertiente occidental de los andes peruanos, entre otros factores, por la intensa extracción a la que está sometido, en la que muchas veces se utiliza métodos irracionales de captura.

Esta explotación excesiva e inadecuada (por épocas, edades y métodos destructivos), así como las alteraciones físicas de los cauces y químicas del agua, no permiten que se efectúe una apropiada renovación poblacional.

Por años las medidas adoptadas para administrar el recurso se han centrado, principalmente, en el establecimiento anual de vedas durante el período de mayor actividad reproductiva de los stocks parentales.

Durante los últimos años, IMARPE viene desarrollando un sostenido programa de estudio para evaluar la situación poblacional del “camarón” en los diferentes ríos de la costa, particularmente en los principales del ámbito centro sur (Cañete, Ocoña, Majes-Camaná y Tambo), con la finalidad de analizar aspectos requeridos para estimar la abundancia del recurso.

Adicionalmente, se dispone de información relacionada con la extracción, conociéndose que la misma en muchos casos se ha determinado de manera indirecta, por datos obtenidos de la comercialización y de testimonios de los extractores.

Existen fundados indicios sobre el carácter parcial y la inconsistencia de la serie histórica registrada, particularmente de los datos correspondientes a las últimas décadas por la liberalización de la comercialización, la misma que condicionó impedimentos mayores para un correcto y veraz registro.

Recuperar las poblaciones del recurso “camarón de río” en primer término requiere, entre otros aspectos importantes, del estricto cumplimiento de las normas técnicas de captura (métodos lícitos y talla mínima) y el respeto de las vedas, concienciando de ello a los pescadores artesanales dedicados a su extracción y a quienes participan en el uso y en el manejo de las cuencas fluviales.

La importancia de lo indicado se aprecia en que al presente la merma de esta pesquería artesanal constituye un problema socioeconómico de apreciable magnitud, por cuanto afecta a no menos de 3 000 familias, cuyas cabezas se dedican a la extracción, transporte y comercialización del “camarón” en las cuencas de los principales ríos de la costa sur.

ESPECIES EXISTENTES Y DISTRIBUCIÓN

En los ríos de la costa peruana, de Tumbes a Tacna, se ha identificado la presencia de las siguientes especies:

De estas, sólo Macrobrachium inca y Cryphiops caementarius son especies endémicas del Perú, aún cuando la distribución de la segunda incluye el norte de Chile hasta los 30° S (Bahamonde y Vila 1971); constituyéndose en la especie que sustenta la actividad extractiva del recurso, la que mayoritariamente se realiza en el ámbito costero de Arequipa.

APRECIACIONES BIOLÓGICO PESQUERAS SOBRE Cryphiops caementarius


Aspectos biológicos

Las principales poblaciones de la especie se localizan en los ríos costeros de Arequipa, precisándose que según Amaya y Guerra (1976) el límite latitudinal norte de su distribución es el río Taymi en la cuenca del río Chancay-Lambayeque, debiendo indicarse que la distribución original fue alterada por efecto de las siembras efectuadas en los ríos de la costa norte.

El patrón general conocido de la distribución diferencial señala la existencia de formas adultas a lo largo del río y estadios iniciales en la parte baja (estuario) o en el mar; distribución diferencial longitudinal influenciada, entre otros factores, por movimientos migratorios de índole reproductiva. En cuanto a distribución diferencial transversal, los adultos se localizan en las zonas de mayor profundidad y los juveniles en zonas someras, mayoritariamente en orillas o bordes.

Es una especie heterosexual, con dimorfismo sexual cuya máxima actividad reproductiva se presenta entre diciembre y marzo coincidente con la estación de avenidas (“aguas turbias”). Tiene un comportamiento reproductivo de tipo polígamo, presentando una muda pre apareamiento.

Las hembras portan los huevos en el abdomen (“ovígeras”), desplazándose en la época de reproducción hacia las áreas de desove que principalmente se localizan en la parte baja de los cauces (próximas a la desembocadura).

La fase embrionaria dura 22 a 23 días (en laboratorio, a 24 °C), en experiencias de cultivo se ha determinado que en fase larval existe relación directa entre la supervivencia y el incremento gradual de la salinidad.

Se alimenta principalmente al atardecer y en zonas someras; es una especie omnívora, con preferencia carnívora. Presenta un marcado canibalismo, especialmente en perjuicio de los especímenes en estado de “muda”.

Aspectos poblacionales

Según los estudios realizados por IMARPE acerca de los stocks de adultos y pre adultos en las cuencas medias-bajas de los principales ríos de la costa centro-sur (Lima y Arequipa), en el quinquenio reciente los resultados sobre índices de concentración permiten, en términos generales, inferir lo siguiente:

- La densidad promedio muestra tendencias decrecientes en el caso de los ríos Tambo y Ocoña, en tanto que en los ríos Majes-Camaná y Cañete se aprecia una aparente estabilidad. Si bien es evidente que los ríos sureños tienen poblaciones muy superiores del recurso, estas presentan un notable descenso de sus niveles en relación con los reportados en la década del 60.

- La biomasa media estimada para el ámbito prospectado en los cauces muestra en todos los ríos tendencias decrecientes, en general acorde con los valores de densidad obtenidos. En el caso de los ríos Cañete y Majes-Camaná el descenso que se observa en el pasado año permite inferir que la actual disponibilidad poblacional mayoritaria es de ejemplares de menor tamaño.

Para ambos índices, los menores valores se observan en los estratos superiores de los ríos, particularmente en los sectores que presentan mayor accesibilidad y que, por consiguiente, soportan intensa actividad extractiva.

Considerando los valores hallados para 2008, la abundancia relativa del recurso no muestra signos de recuperación en todos los cuerpos de agua evaluados
Esta situación es preocupante, por cuanto en años previos los stocks de adultos y pre adultos presentaban signos de gran merma en su cantidad respecto a décadas pasadas, lo cual probablemente es debido a una acentuación de factores naturales y de origen antropogénico que afectan negativamente la disponibilidad del recurso.


Aspectos pesqueros

a. Extracción

Antecedentes y cifras estadísticas de desembarque por pesca de “camarón de río” sólo existen para algunos ríos de la Región Arequipa. La evolución de las capturas anuales con fines comerciales en los principales ríos de esta región se muestra en la siguiente gráfica.

Según valores promedios de la captura anual durante la presente década, la magnitud poblacional del recurso en los ríos de la costa sur es notoriamente inferior a la correspondiente a años de máxima abundancia, en décadas pasadas; coincidente asimismo con apreciaciones estimativas de los lugareños sobre “magnitud real” de las capturas en dichos períodos en los cuerpos de agua respectivos.


Las estadísticas de captura, acordes con las estimaciones puntuales de abundancia (promedios de densidad y biomasa media), muestran para el quinquenio una relativa tendencia al decremento; lo cual está condicionado especialmente por la explotación clandestina con extracción desmedida del recurso. A esta problemática se suman las alteraciones del hábitat por procesos naturales de sequía y antropogénicos relacionados con el uso del agua, entre ellos la construcción de estructuras hidráulicas y la ejecución de actividades agrícolas y mineras.

b. Esfuerzo

En esta pesquería es difícil determinar el esfuerzo de pesca empleado, considerando este en la forma convencional como se conoce y utiliza en otras pesquerías, principalmente por las razones siguientes:
- es una pesquería de libre acceso (el río constituye un sistema abierto e incontrolable para la pesca)
- la forma de captura depende de la zona y época de pesca
- existen varias modalidades de captura para una misma zona, e inclusive para cada modalidad hay variaciones en las características y empleo del arte o método

Lo indicado da una idea de la complejidad existente para medir el esfuerzo pesquero; sin embargo, con ciertas limitaciones por la confiabilidad de la información disponible, es posible utilizar el número de pescadores y el período legal de pesca como indicador del esfuerzo pesquero efectivo que se aplica en esta actividad artesanal.


Por la magnitud del recurso disponible y por la trascendencia socio económica que su extracción significa en la región, se indica que sólo en los ríos de Arequipa se puede ensayar cierta estimación acerca del número de personas que legalmente extraen el “camarón” durante la temporada de pesca (esfuerzo), lo que se observa en la siguiente gráfica.

En años recientes los pescadores registrados (“carnetizados”) en este ámbito son 1 850 aproximadamente, aún cuando durante prospecciones del recurso en los ríos Ocoña, Majes-Camaná y Tambo se ha estimado que más de 3 000 personas se dedican a la captura del “camarón” durante el último trimestre de cada año, período en que el esfuerzo de pesca es máximo.


Respecto a ello, se precisa lo siguiente:

- la intensidad del esfuerzo pesquero varía a través del año, siendo mínimo en el período de abril - agosto, para luego ir incrementándose paulatinamente desde septiembre y alcanzando su máximo en noviembre y diciembre,

- esta variación es dependiente de la disponibilidad de los lotes de adultos del recurso a lo largo de los ríos, lo que asimismo está relacionado principalmente con las características del ciclo biológico de la especie y el régimen hidrológico,

- en semanas previas a la temporada de veda el esfuerzo se intensifica en forma notable, en muchos casos para acumular capturas en áreas acondicionadas del cauce (denominadas “criaderos”) o para su almacenamiento como producto congelado, acción ejecutada principalmente por los acopiadores - comerciantes mayoristas,

- durante la época de mayor esfuerzo pesquero, la gran mayoría de los “extractores informales” son personas avecindadas en los valles, dedicadas mayoritariamente a la actividad agrícola, y otras procedentes de provincias o departamentos colindantes.

Es pertinente tener en cuenta que el esfuerzo pesquero tiende a incrementarse, aún si se considera sólo la actividad de los extractores formales, lo cual se refleja en el bajo valor de la captura por unidad de esfuerzo (CPUE).

La obtención de capturas diarias muy reducidas determina que en muchos sectores de las cuencas, y durante lapso considerable de los meses iniciales de la temporada de extracción, el producto de la pesca se destine en gran parte al autoconsumo, siendo casi nulo el acopio para comercialización.

APRECIACIONES FINALES

Considerando que los cauces de los ríos constituyen “sistemas abiertos”, condición que determina que sea sumamente difícil controlar la extracción, esta actividad
artesanal básicamente es una pesquería de libre acceso; en la cual intervienen, además de pescadores formales permanentes, operadores informales “temporeros” que en su mayoría tienen menor habilidad para pescar.


Al respecto, es común en diversos sectores de los ríos camaroneros recoger versiones acerca de la ocurrencia de actos ilícitos de pesca, particularmente asociados a requerimientos puntuales para atender el incremento temporal de la demanda por festividades locales-regionales.

En tal sentido, es pertinente procurar que se haga efectiva la normativa vigente respecto a la extracción del “camarón”, la misma que establece pautas para una pesca responsable favorable a la conservación del recurso.

Sólo logrando el respeto a aspectos como talla mínima, métodos lícitos de captura (priorizar la erradicación del uso de agrotóxicos), épocas de veda, sectores del cauce con restricción total de pesca, etc., puede asegurar que las expectativas de mayores beneficios económicos, por comercialización en cualquier mercado, no contribuya a agravar la delicada situación poblacional del recurso.

REFERENCIAS

Amaya, J. y A. Guerra, 1976. Especies de camarones de los ríos norteños del Perú y su distribución. Conv. Minist. de Pesq. - Univ. Nac. de Trujillo; Minist. de Pesq., Perú, 58 pp.

Bahamonde, N. y I. Vila, 1971. Sinopsis sobre la biología del camarón de río del norte. Bio. Pesq., 5: 3-60, Chile

Viacava, M., R. Aitken y J. Llanos, 1978. Estudio del camarón en el Perú 1975 - 1976. Bol. Inst. Mar del Perú, Vol. 3, N° 5

Callao, junio de 2009

PALABRAS DE UN CAMARON


Dijo Dios:

Créese la tierra y las aguas, y se crearon la tierra y las aguas.

Créese todo animal viviente y me creé yo y mi harem,

entre el río Aconcagua en Chile y río Taymi, Lambayeque - Perú.

Hemos sido:

Nativo alimento de antiguas civilizaciones,

desde los hombres de las cavernas a Paracas, Nazcas, Chinchas e Incas.

En sus ceramios, mantos y petroglifos está mi foto,

entre mesas de manteles floridos, bordados en hilos de oro,

pero también en una pobre mesa de palo sin labrar.

En mis ríos de Arequipa, Quilca, Majes, Río Grande, Tambo, Ocoña, Camaná, Pisco, Chincha, Cañete, Mala y Pativilca

me repoblan más, me protegen y me aman.

Esos antiguos hombres nos redimían y protegían.

Estos modernos hombres nos extraen sin cesar, a mis ovígeras y niñas crías.

¡Nos envenenan y nos están exterminando!

Si pudiese hablar y tuviese pies y manos, mil madres les mentaría.

Una pedrada en la cabeza les daría, muertos los patearía,

al mismo río los aventaría, y para carnada servirían.

Pero… habrá un día no muy lejano… en el karma de otra vida,

que yo y mi harem seremos hombres, y ustedes camarones.

Entonces… vendré a cobrar venganza cruel con mis hombres y venenos.

Miraré el hermoso río cristalino… orillado de florestas perfumadas,

de cantares de alegres avecillas.

Miraré a tus madres ovígeras, juveniles y larvitas,

llorando e implorando perdón sin haber pecado,

alrededor de unas piedras negras sin historia.

Entonces… me acordaré de la sagrada palabra, dijo Dios “CRÉESE”.

Me arrodillaré llorando junto a ustedes ¡Hermanos camarones!

¡Juraré jamás envenenarlos, mi vida daré por protegerlos!

Firmaremos un pacto eterno, para un manejo sostenido.

Porque un día no muy lejano… en el karma de otra vida,

yo y mi harem volveremos a ser camarón y ustedes hombres.

Pisco mayo 2009 autor: Roque Herrera García Pescador de la cuenca del río Pisco






La acuicultura y su dependencia en la harina y aceite de pescado (edición mayo junio 09)

La acuicultura y su dependencia en la harina y aceite de pescado


Por
José Rainuzzo
Científico de SINTEF Pesca y Acuicultura
Trondheim
Noruega

La acuicultura es el sector económico de mayor crecimiento en los últimos años en la economía alimenticia mundial con 11 % anual. Muchos esperan que este crecimiento proporcione un alivio a la presión que tiene la pesca mundial actualmente y a la vez servir de fuente alimenticia global. Sin embargo ya desde casi ya una década atrás en un estudio hecho por Pauly y colaboradores se pudo apreciar que la tendencia de cultivar peces carnívoros resultaba en realidad en una mayor presión a los recursos pesqueros mundiales. Así la acuicultura para producir 1 kilo de Salmón, Langostinos, Atún y Bacalao puede demandar la utilización de 2 a 4 Kg. de peces silvestres que son reducidos a harina y aceite de pescado los cuales son utilizados como ingredientes principales en el alimento de estas especies acuicolas. Ahora bien, no todas las especies acuicolas necesitan harina y aceite de pescado para ser cultivadas. Sin embargo Pauly y colaboradores en otro estudio encontraron que también especies como la Tilapia y la Carpa que tradicionalmente se alimentan de plantas estaba usando alimento basados en harina y aceite de pescado. La razón de esta substitución esta basada en que la harina y aceite de pescado produce un mejor y mayor crecimiento que cuando se usa solamente ingredientes vegetales en la fabricación del alimento.

Pesca silvestre mundial y su utilización en harina y aceite de pescado

Aproximadamente el 25 % de las 106 millones de TM de peces silvestres que anualmente se capturan es considerado como pez forraje (FAO 2007a) que se usan en la elaboración de la harina y aceite de pescado (Alder & Pauly, 2006). Las últimas dos décadas la pesca de peces silvestres ha sufrido una fase de estagnación como resultado de varios factores como por ejemplo la sobre explotación del recurso, los cambios climáticos y la implementación de cuotas. Consecuentemente, la producción mundial de harina de pescado parece haber llegado a un tope de 6 millones de TM anuales.

En los últimos años ha habido una corriente de opinión importante en contra de la utilización de peces que en vez de ser usados como peces forraje y convertidos a harina y aceite podría usarse este recurso para alimentación humana directa sobre todo en países pobres en vías de desarrollo y no usar el recurso para destinarlo para beneficio de una acuicultura de especies de lata valor en el mercado y que solo están al alcance de una población minoritaria.
 
¿Es solamente el sector Acuícola que utiliza harina y aceite de pescado?


La respuesta es clara, no solamente el sector acuícola consume harina y aceite de pescado. Analicemos esto más detalladamente. Cerca una tercera parte de la pesca silvestre mundial (39 millones de TM) no es usada en el consumo humano directo sino por otros peces (sector acuícola) por pollos, cerdos y otros (figura 1). Lo que es interesante es que 5.4 millones de TM o sea el 13.5 % de la cantidad que no es usado para consumo humano directo es usado para alimentos para mascotas y de para el cultivo de animales para producir pieles finas. El mercado de alimentos para mascotas se ha ido incrementando en los últimos años en forma dramática llegando a niveles de 2.5, 3.7 y mas de 5 millones de TM in los años 1995, 2000 y 2005, respectivamente (FAO 2007b). Se espera que esta tendencia siga creciendo a medida de que los propietarios de mascotas adquieran conciencia de las bondades de tener alimentos de óptima calidad para sus animales domésticos.


Perspectivas sobre la dependencia de la harina y aceite de pescado en el desarrollo de la acuicultura

Definitivamente hay conciencia mundial de que la acuicultura para crecer dependerá de que se encuentren reemplazos parciales o totales a la harina y aceite de pescado en la formulación de sus alimentos acuícolas.

El Perú por su parte deberá seguir buscando de obtener una anchoveta de buena calidad apta para el consumo humano y para eso deberá tener estrategias definidas tanto tecnológicas como de mercado.

Referencias

Alder J & Pauly, D. (2006).. The fisheries Centre, University of British Columbia. Fisheries Centre Research Reports

FAO 2007 a. The state of Fisheries and Auaculture 2006. Rome Italy

FAO 2007b. FAOSTAT data base FAO. Online data base: http://faostat.fao.org



LA DIFÍCIL PESCA DE ILUSIONES (edición mayo junio 09)

LA DIFÍCIL PESCA DE ILUSIONES


Francisco Miranda Avalos

Mientras contemplaba un hermoso arreglo de pescado fresco sobre el hielo, en uno de los grandes supermercados de Lima, pensaba en el gran esfuerzo realizado por los muchachos que arreglaron la pesca para venta, era una forma justa de tratar no solo el gran trabajo del pescador, sino también una clara de muestra de respeto por las especies que se ofrecían al público consumidor que también deber ser siempre respetado. Fue entonces que un vecino, sin mucho que hacer y buscando conversación me dijo: “Porque tiene que ser tan caro el pescado? si tenemos tanto y es tan fácil pescarlo, solo es paciencia, un nylon y un anzuelo”.

Pero en ese mostrador no habían solo borrachos, la muestra incluía una variopinta diversidad de especies: pulpo, atún, bonito, lenguado, mahi mahi, pez espada, pintadillas, cabrillas, cherlos, meros, jurel, caballa, anchoveta, camarones de rio, langostinos, calamar gigante, tilapias azules, pangasius, conchas de abanico, choros, caracoles y pejerreyes…algunas de esas especies no procedían de la pesca sino de la acuicultura, otras no se pescaban con un simple nylon y un anzuelo, y no todas requerían de paciencia; como una virtud de pescador, sino mas bien harta tecnología para su cultivo, o de una tecnología de extracción que requiere además de un enorme esfuerzo pesquero, que solo se logra con gran inversión que nunca cae del cielo. Es increíble como el ciudadano común conoce tan poco de la pesca.

Recuerdo con cariño especial una salida de pesca en particular; éramos un grupo diverso de pescadores, uno de ellos solo un niño de 11 años puesto a cargo de la cocina por el patrón, su propio padre. Navegando hacia el sur de Parachique, luego de pasar Punta Aguja, pusimos rumbo a la Isla Lobos de Tierra, pero aquella madrugada la Punta Mala, estaba particularmente cruel, el mar azoto la pequeña embarcación con toda su furia, y no había un solo lugar seco a bordo, el pequeño cocinero se arropo como pudo con la enorme ropa de agua, pero se mantuvo mudo, atento y firme al golpeteo de las olas, pero al amanecer, navegando ya en aguas tranquilas, mientras bombeaba animosamente el viejo Primux para calentar el Quaker con Chocolate del desayuno, su elocuencia brillo como el sol.

Su entusiasta conversación era sobre sus pequeños sueños de lo que haría con el dinero de la pesca, al regresar de la faena, quería comprar un par de zapatos y una camisa nueva, para ir a visitar a una amiguita en Sechura, pensaba en renovar su colchón y comprarle una licuadora a su madre.

La pesca por supuesto dependía en gran parte de nosotros; una rara asociación de pescadores artesanales con cazadores submarinos en pos de los grandes meros muriques y otras especies de pescados de carne blanca, tan esquivos como puntuales. No había hielo en la embarcación, solo muchos sacos de sal. La gran pesca comenzó al tercer día. Después de interminables y agotadoras faenas de natación y búsqueda, finalmente encontramos muchos peces. Desde el mar, la visión era una pintura, el sol poniéndose sobre tras la embarcación, las balsillas en el agua apoyando a los buzos, y en el bote un menudo tripulante moviéndose incansable entre la bodega y la cubierta, por ratos rajaba pescado, en otros traía la sal, y muchas veces acomodaba el pescado salado en la bodega, es difícil olvidar la escena de aquel pequeño cocinero, aspirante a pescador artesanal, moviéndose cual lombriz dentro y fuera de la lancha.

Cuando finalmente subí a la embarcación, muy cansado, con las manos adoloridas de tanto erizo y espina de pescado, además de arrugadas por la larga exposición al agua, aun con el traje de buceo puesto y con las piernas colgando por la borda, un tazón de caldo de cabrillas rajadas y un chancay aparecieron gentilmente frente a mí, pensé que nada podía ser más reparador, pero al ver la sonrisa de aquel muchacho feliz e ilusionado por la abundante pesca, recién comprendí que mi cansancio, era una alucinación. Tirado sobre la borda con un mar sereno emprendimos el regreso, esta vez el cocinerito en el timón, que no cejo un solo instante de proyectarse con su parte de las ganancias, tanto como de darle gracias a San Pedrito por la buena pesca. Pero no hubo ganancias, el comprador no solo nos estafo comprando por quintales mal pesados, sino que además desapareció con la pesca por unos días, para reaparecer después diciendo que lo habían asaltado con el dinero de la venta. Es que es una historia vieja, claro que era la primera vez que me pasaba, cual lechera del cuento, muchos pescadores hacen sus cálculos mentales de los beneficios de su gran esfuerzo y riesgo, pero al llegar a tierra, la realidad se impone ante los excesos de confianza;

y así fue siempre, desde aquellas épocas en que solo se llevaba sal en la embarcación, por que no habían bodegas insuladas, ni fabricas de hielo para abastecerlas, hasta la fecha, en donde la moderna tecnología de pesca, permite tratar mejor el pescado e incluso darle mayor valor, la vieja historia de la lechera, sigue repitiéndose en sus cientos de variantes, de puerto en puerto, de pescador en pescador.


La pesca no es una tarea fácil, es definitivamente un trabajo muy rudo, la Organización Internacional del Trabajo considera el oficio del pescador como el trabajo más peligroso del mundo. Además ya no solo basta pescar con los métodos tradicionales que se aprendieron del abuelo al papa y de padre a hijo, hay que hacerlo con una tecnología mejorada y altamente selectiva, que cuide el medio ambiente y las demás especies, debemos defendernos de los malos intermediarios de siempre, tratar mucho mejor al pescado para mantener su frescura al máximo, procesarlo en optima calidad y venderlo con valores agregados. Entonces así, ya no resulta solo un simple problema de paciencia, un nylon y un anzuelo.

Pero debemos cambiar la visión del pescador artesanal o de cualquier pescador, este debe dejar de ser el depredador que siempre ha sido: pescando para el día y olvidando las necesidades del futuro. Sus capturas deben ser sustentables en el tiempo, porque de lo contrario no habrá peces que pescar en los años venideros. Aprendamos además que si la pesca no es suficiente, se hace necesario prever dando dar el gran paso de la administración de los recursos acuícolas, dejando de ser cazador y recolector de frutos para ser el granjero de los océanos, lagos y cochas del Perú.

Resulta primordial encontrar la forma de cambiar la visión de los dirigentes sindicales o gremiales de las distintas y variopintas asociaciones de pescadores del Perú, esta gente parece haber perdido su rumbo completamente, con algunas dignas excepciones, van por doquier pidiendo todo tipo de apoyo al gobierno central, a los gobiernos provinciales y distritales, a las ONG de apoyo internacional y a todo aquel que se compadezca de su humilde condición de pescador, como si el ser pescador fuese sinónimo de pobreza o mendicidad, cuando en el fondo solo llenan sus bolsillos, vendiendo los intereses de todo su colectivo, recibiendo dinero para baños nuevos, pero solo pintando y reinaugurando los viejos sanitarios insalubres. ¿Todos los días me pregunto cuántos buenos dirigentes de pescadores en realidad existen?

El oficio del pescador es un oficio digno, lleno de destreza, sabiduría, honor, valentía, rudeza y sumamente peligroso, pero también es respetuoso con la mar y su Dios, porque el buen pescador agradece a ellos dia a dia su sustento. Es un arte que merece mucha mejor comprensión que la que recibe de todos nosotros, quizá para ello hay que ser también pescador y quemarse las manos con las grandes ilusiones que despliegan el enorme esfuerzo mal pagado del buen pescador.

Teniendo un aniversario más de la fiesta del pescador, que nos sirva lo dicho para recordar, que cada pez que termina en nuestro plato, no llego ahí tan fácilmente, llego por la gracia de Dios y de todos los esforzados pescadores de ilusiones.