REVISTA PESCA

La Revista Pesca es un medio de información alternativo que presenta artículos, opiniones y noticias referidas a la pesca en el Perú y el mundo, con énfasis en la política pesquera, la conservación del ambiente y la seguridad alimentaria.
En 2017 cumplimos 57 años de publicación contínua en el Perú.

Las ediciones a partir del 2010 se publican en formato digital (PDF) en la siguiente página web: http://www.issuu.com/revistapesca/docs

Correo electrónico: revistapesca@outlook.com

martes, 21 de enero de 2014

LA VERDAD DE LAS MENTIRAS DE LA PESCA PERUANA



Por: Juan Carlos Sueiro

Una de las características de la actual controversia mediática entre los industriales y el gobierno son las medias verdades que generan confusión y tratan de posicionar mejor los intereses que están en juego con las regulaciones, en particular con el DS 005-2012-PRODUCE y el recientemente promulgado DS 011-2013-PRODUCE.
No obstante aprovechando que se escribe para un público foráneo, recientemente se ha escrito un artículo, titulado “Frustration mounts among Peru’s anchovy players” con tantas inexactitudes que motivan este comentario.
Ver articulo completo aqui:
Empezaremos por la más evidente de todas:
El articulo afirma que “The large industrial vessels licensed to catch anchovies for indirect human consumption — fishmeal and oil — are not allowed to catch anchovies for human consumption. As a result, Peru’s major seafood companies (Tasa, Copeinca/China Fishery, Diamante, Austral, Hayduk and Exalmar) have to buy from the artisanal fleet for direct human consumption anchovies” .
Traducido libremente, se queja que las embarcaciones industriales no tienen autorización para destinar sus capturas para la producción del Consumo Humano Directo y se ven obligadas las empresas allí mencionadas a adquirir la anchoveta a las embarcaciones artesanales.
Pero si precisamente el DL 1084 (hecho a la medida de los grandes industriales hace poco más de cinco años) es el que determina que el único fin de esas capturas es para la producción de harina de pescado, pues eso era lo que la industria creía que le convenía en esos años
¿Cómo así resultan lamentándose de la norma de su autoría? (a propósito no existe ni opinión del IMARPE ni expediente técnico firmado por funcionarios del PRODUCE para dicho decreto legislativo; sin embargo la industria sí reclama una opinión técnica para el DS 005, que irónicamente sí existe. O sea que la opinión técnica es válida según la conveniencia de la norma para sus intereses)
Otra aseveración que es pertinente comentar es la siguiente:
The value of any company is their cash flow. In the two last years the administration, without any discussion, has restricted the Peruvian quota of anchovy by about 40%,” said another executive. “The cash flow reflected the issue and of course the companies’ values are lower than they could be.”
Los flujos de caja empresariales, hasta donde sabemos, reflejan flujos de dinero y no toneladas de pescado. Y es precisamente dinero lo que más han ganado los empresarios dedicados a la harina y aceite de pescado, a pesar que los volúmenes de captura han disminuido (desde 2007 cuando se establecen de manera informal puntos de referencia biológicos o cuando la biomasa ha sido afectada por masivos descartes de juveniles en alta mar ocurridos recientemente).
La industria ha tenido ganancias extraordinarias (como la industria minera, la cual paga regalías por ellas) debido a la gran demanda acuícola de la harina y el aceite de pescado, que ha disparado los ingresos de esta industria a niveles nunca antes vistos.
La venta en el 2013 de COPEINCA a 800 millones de dólares es la muestra palpable de lo inexacto de esta aseveración. Toda la industria ha ampliado sus montos de ingresos respecto al año 2006 y son en especial las empresas más grandes las que lo han hecho en mayor proporción.
Otra aseveración a comentar es que no es cierto tampoco que la principal sanción sea la captura de juveniles, y menos que represente el 80% de las sanciones.
 Entre el 2001 y el 2011, según los archivos registrados en el portal del PRODUCE, la principal sanción es por capturar dentro de zonas prohibidas (dentro de las cinco millas) y la segunda pescar sin emitir señal (lo que presume que las capturas eran también dentro de las cinco millas).
Finalmente el artículo trata de dar la impresión que las limitaciones operativas de la flota artesanal y la de ahora de menor escala son recientes, o peor aun resultado del DS 005-2012-PRODUCE y esto tampoco es así.
Ya desde febrero del 2009 (cuando Elena Conterno, era Ministra de la Producción) ha tratado el PRODUCE, infructuosamente de regular el grave desvío de anchoveta para harina de pescado aunque contradictoriamente permitía crecer las plantas de harina de pescado funcionales a esta actividad ilegal y alentaba la feria de “habilitaciones sanitarias” a las embarcaciones que deseaban entrar a este ilegal negocio.
Es justamente por esas razones que se promulga el DS 005-2012-PRODUCE, para enfrentar el caos e ilegalidad acumulada a lo largo de esos años. El gran reto de esta norma es poner en vereda a la flota de menor escala que antes, al estar bajo la administración de los Gobiernos regionales era imposible de hacer, sin embargo lo más mediático ha sido el desplazamiento de la flota industrial hasta la milla 10, que es la razón de la existencia de tantas medias verdades y mentiras completas como las del artículo comentado.