REVISTA PESCA

La Revista Pesca es un medio de información alternativo que presenta artículos, opiniones y noticias referidas a la pesca en el Perú y el mundo, con énfasis en la política pesquera, la conservación del ambiente y la seguridad alimentaria.
En 2016 cumplimos 56 años de publicación contínua en el Perú.

Las ediciones a partir del 2010 se publican en formato digital (PDF) en la siguiente página web: http://www.issuu.com/revistapesca/docs

Correo electrónico: revistapesca@outlook.com

jueves, 25 de junio de 2015

Escenarios del fenomeno El Niño para Perú en Julio

Agosto es el mes clave para estimar, de manera más precisa, la magnitud que tendría el fenómeno El Niño en el verano, indican especialistas. ¿Qué se sabe hasta el momento y qué factores marcan la pauta de los pronósticos?

En el último comunicado del Comité encargado del Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (ENFEN) se pronostica que el fenómeno El Niño (FEN) se extenderá hasta el verano en el Perú. Su magnitud, no obstante, aún es incierta. Pese a ello, para tomar decisiones, el escenario que hay que tomar en cuenta es pesimista, según Gabriela Ortiz, especialista de la Dirección de Climatología del Senamhi. ¿Qué significa esto? ¿Qué escenarios se pueden barajar a partir del último reporte del ENFEN?

El Fenómeno de El Niño se caracteriza por un aumento de temperatura en la superficie del mar, que no es ajeno a lo que las personas perciben en tierra. Ante el inicio de un invierno con 20°C en la costa, generado por este fenómeno, especialistas del ENFEN explicaron a SEMANAeconómica los factores para pronosticar el FEN y por qué a partir de agosto se puede esperar una mayor precisión sobre lo que sucedería en el verano.

LAS REGIONES DEL PACÍFICO

“A diferencia del 2014, El Niño ya está establecido en todo el Pacífico”, señala Ken Takahashi, investigador principal del Instituto Geofísico del Perú e integrante del ENFEN. Ello puede verse en los últimos boletines internacionales de junio, que indican, por ejemplo, que Estados Unidos y Australia están experimentando un Niño moderado y se espera una consolidación del fenómeno en los siguientes tres meses. Pero lo que sucede en esos países no necesariamente influye en los pronósticos para el Perú, pues este fenómeno actúa de manera diferenciada alrededor del mundo.

Para estudiarlo y pronosticarlo, los científicos miran de cerca a cuatro regiones del Océano Pacífico: Niño 1+2, Niño 3.4, Niño 3 y Niño 4 (ver gráfico). Monitorear el comportamiento climático de estas regiones es clave para pronosticar el inicio de un FEN.

Los vientos, la temperatura del mar y las precipitaciones para pronosticar el FEN se estudian por cuadrantes en el Océano Pacífico (Fuente: Ministerio del Ambiente)

Usualmente, las agencias internacionales prestan atención a lo que sucede en el cuadrante Niño 3 y en el Pacífico Central (región Niño 3.4). Pero al ENFEN le interesa lo que sucede en esta última región y el Niño 1+2, que cubre la zona ecuatorial y la costa peruana. Lo que sucede en la zona 3.4 no siempre es preámbulo de lo que sucederá en el litoral peruano, pero esta vez se dio una relación más directa por la formación de ondas de calor (ondas Kelvin) que viajaron de la zona ecuatorial hacia el sur del Perú. “Definitivamente, bajo este escenario actual, cuando el Pacífico Central está más caliente, hay una implicancia en la costa peruana”, detalla Gabriela Ortiz del Senamhi. Es por ello que esta vez, el ENFEN anunció el arribo de El Niño en mayo, poco después de que fenómeno llegará a Estados Unidos.

En ese entonces, se elevó el pronóstico de la intensidad del fenómeno de “débil” a “moderado” por lo menos hasta el final de invierno. Pero el último reporte del 18 de junio cambió la previsión de la magnitud a “entre moderado y fuerte”, lo cual implica que el mar se calentaría aún más y se espera llegar a un pico máximo en julio.

INVIERNO CÁLIDO

Si bien el FEN se asocia usualmente a lluvias torrenciales, Ortiz explica que las estaciones “modelan” los efectos de mayores temperaturas del FEN. Por ejemplo, las lluvias intensas generalmente no ocurren en invierno ya que se considera una “temporada seca”. Takahashi coincide y señala que el “frío estacional” descarta esa posibilidad. Las lluvias por encima de lo normal son una característica del FEN recién en el verano, aclara Ortiz.

Bajo un pronóstico “entre moderado y fuerte”, el ENFEN prevé que durante el invierno la temperatura del mar sea 4°C mayor a lo normal, mientras que a nivel atmosférico (lo que perciben las personas en tierra), la temperatura sea, en promedio, 3°C mayor a a la normal (que oscila entre 15° y 17° en un invierno regular). Ortiz indicó que “vamos a tener días nublados”, pero en la región Lima, en promedio, se prevé un invierno cálido. La especialista también indicó que los rangos “débil”, “moderado” o “fuerte” no se definen por aumentos en la temperatura que perciben las personas. 

Dichas categorías son resultado de un índice asociado principalmente a la temperatura del mar en la zona Niño 3.4.

MÁS CERCA, MÁS CERTERO

“El pronóstico es más certero mientras se haga para un menor plazo”, explica Takahashi. De ahí que una previsión hecha en mayo para los siguientes tres meses puede cambiar en junio (como ha sucedido), por la cantidad de datos disponibles. El especialista indica que, como regla general, el pronóstico más certero de El Niño es el que se proyecta para los siguientes tres meses. Este año, esa condición es más marcada ya que las ondas Kelvin se demoran, justamente, entre dos y tres meses en cruzar de un lado al otro del océano Pacífico. “La incertidumbre es mayor en modelos de largo plazo en el que se debe incluir condiciones del mar y del viento, todo junto”, agrega Takahashi. El siguiente reporte del EFEN debería salir a inicios de julio y se continuará emitiendo tres veces al mes, mientras El Niño se mantenga.

¿NIÑO EXTRAORDINARIO?

“Lo que hemos dicho no es poco”, advierte Takahashi, refiriéndose a la previsión de que El Niño continuaría hacia el verano. “La magnitud [que el fenómeno tendrá en verano] es algo que nadie puede proyectar ahora”, asegura. Ortiz, del Senamhi, sustenta que ello se debe a que hacer proyecciones en el verano y en el invierno resultan más precisas que hacerlas en estaciones de “transición”, como el otoño o la primavera. “Tendríamos que entrar totalmente al invierno, que sería a inicios de agosto, donde la predicción [de la magnitud del FEN] para el verano será mucho más clara”, explica.

De ahí que ambos especialistas coincidan en que agosto será un mes clave. Takahashi detalló que sólo a partir de ese mes se puede usar un índice que, a partir de cierto valor, arroja probabilidades sobre un Niño extraordinario. ¿Qué es un FEN extraordinario? Los únicos Niños de ese tipo registrados con datos en el Perú son los de 1982-1983 y de 1997-1998. De ser extraordinario en el verano, el escenario característico será el de lluvias fuertes en la costa norte, ya que la corriente de Humboldt en la costa sur del país mantiene las aguas más frías. “En un ranking de los 50 años más lluviosos, lo registrado en los periodos 1982-1983 y 1997-1998 equivale a los siguientes 40 años juntos”, dice Takahashi para describir la magnitud de un Niño extraordinario. ¿Dónde subirían más las temperaturas y en qué regiones se darían las mayores precipitaciones? “Ese tipo de previsiones se pueden hacer con menos anticipación al evento. Pero el escenario ya se ha dado”, advierte Ortiz.

POR KARINA MONTOYA, 25 junio 2015     

Fuente
http://semanaeconomica.com/article/economia/163349-fenomeno-el-nino-el-escenario-a-tomar-en-cuenta-para-tomar-decisiones-es-pesimista/?utm_source=boletin&utm_medium=matutino&utm_campaign=2015-06-25&hq_e=el&hq_m=830394&hq_l=4&hq_v=b779a4ba86